Caja Rural cierra 2019 con un beneficio de 30 millones

Los resultados de la entidad bancaria suponen un crecimiento del 3,62% con respecto al 2018

Caja Rural Asturias, en Oviedo
Caja Rural Asturias, en Oviedo

Redacción

Caja Rural de Asturias, a cierre de 2019, obtuvo un beneficio después de impuestos de 30,52 millones de euros, cifra que supone un crecimiento del 3,62% respecto al año anterior. Desde la entidad bancaria destacan que «pese al impacto negativo de los rendimientos financieros producido por la evolución negativa del mercado de valores, Caja Rural de Asturias consiguió este resultado de forma orgánica sin apoyarse en beneficios extraordinarios gracias a una intensa actividad comercial».

Así, a pesar de los tipos de interés negativos, el margen de intereses de Caja Rural de Asturias creció un 4,36% hasta situarse en los 82 millones de euros. Los ingresos por comisiones también aumentaron, en este caso un 4,56%, según los datos facilitados por Caja Rural de Asturias. El margen bruto por su parte aumentó un 2,39% y el margen neto disminuyó un 1,98%. En cuanto a la solvencia, la ratio de capital (CET1) se situó en el 24,81%. Con unos fondos propios superiores a los 438 millones de euros, la rentabilidad sobre recursos propios (ROE) fue del 7,17%.

La morosidad se situó en un 2,61% y que supuso un descenso del 14,42%, manteniendo su tendencia bajista durante todo el periodo. Esta gestión del riesgo mantuvo un nivel de cobertura del 62,23%, teniendo en cuenta que el 60% de la cartera de inversión con clientes tiene garantía hipotecaria.

Inversión y dinamismo comercial

Hasta el 31 de diciembre la Caja formalizó un número de 16.087 operaciones de financiación por un importe acumulado de 404 millones de euros. De ellos corresponden al sistema productivo más de 146 millones. La Caja intensificó asimismo la financiación destinada a hogares y administraciones públicas con un volumen de 258 millones de euros.

Un 32,6% del volumen de la actividad crediticia fue destinada a nuevos clientes. En cuanto al volumen de negocio, la Entidad lo incrementó en un 7,8% y superó los 6.186 millones de euros. Los recursos gestionados con clientes que eligieron la cooperativa de crédito para depositar y gestionar sus ahorros aumentaron un 8,09% y el ejercicio se cerró con 3.771 millones de euros. Por su parte la inversión crediticia aumentó en un 7,4%.

La captación de clientes también mostró su dinamismo durante el año pasado, un total de 17.517 personas iniciaron su actividad financiera con la Caja. De ellas, 13.510 eran nuevos hogares, 1.744 autónomos y 2.263 empresas. La evolución favorable del negocio se completó con unos recursos de clientes gestionados fuera de balance de 547 millones de euros, cifra un 10,30% superior a los 496 millones de 2018.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Caja Rural cierra 2019 con un beneficio de 30 millones