José Miguel García: «Eusaktel es el único grupo nacional cuyas decisiones se toman en Asturias, Galicia y Euskadi»

Entrevista con el máximo dirigente del grupo en el que se integra Telecable

José Miguel García, consejero delegado del grupo Euskaltel
José Miguel García, consejero delegado del grupo Euskaltel

Cuando a José Miguel García, consejero delegado del grupo Euskaltel -en el que se integran las marcas Telecable, R y Euskaltel-, le digo que es una persona muy seria y poco sonriente, se queda sorprendido, aunque lo reconoce y lo explica: «En los momentos que represento a la plantilla, a la que le tengo tanto respeto y cariño, soy consciente de que hablo en su nombre. Debo asegurarme de que cada palabra que digo sea la correcta. Es una responsabilidad importante y no quiero fallar».

-Dice que su empresa se encuentra cómoda en el noroeste de España, donde están sus clientes y su equipo humano especializado con más de 20 años de experiencia. ¿Estarán igual de cómodos operando con Virgin -su cuarta marca- en el resto del territorio nacional?

-Sí claro: ¡estamos en telecomunicaciones! Somos uno de los pocos países en los que el sector está concentrado en un solo sitio: en la M40 de Madrid entre Boadilla y Alcobendas. Nosotros somos el único grupo a nivel nacional en el que la toma de decisiones y las estrategias las adoptamos en Asturias, Galicia y Euskadi. Por lo tanto, nos parece positivo que España tenga una empresa nacional que también esté deslocalizada de Madrid. La plantilla la integran 600 personas altamente experimentadas, contamos con 700.000 clientes en la cartera de particulares, a lo que hay que sumar el área de empresas. El grupo Euskaltel dispone de tres centros de excelencia y los tres están integrados en una unidad operativa única. Este grupo, que viene de la integración de tres de las empresas más potentes, yo diría de Europa, es más fuerte que los individuales. Esto nos da confianza para dirigirnos al 85 % del país en donde no estamos. La calidad tiene muchísima cabida en el resto de España.

-¿Por qué Virgin?

-Es una marca conocida, que hace las cosas simples, diferentes. Es una marca adecuada para que nosotros nos podamos enfrentar a la competencia y crecer en el resto del territorio. Estamos hablando de excelencia, de centros de trabajo con especialización. Galicia es uno de los más importantes y desde el noroeste de España vamos a desarrollar un operador nacional. Con la integración de las tres empresas nos sentimos con muchísima confianza para atacar al resto del territorio.

-En el mercado apuntan que, con esta operación, por fin, el grupo Virgin ha metido una patita en España, donde siempre lo tuvo complicado para entrar.

-No, no. No es que aquí entre gente a través de Euskaltel. Es al revés: nosotros queremos que una marca como Virgin esté con nosotros. Nuestro grupo es la esencia. Euskaltel es una empresa cotizada, fuerte, de nivel nacional y que ha estado creciendo. Nosotros elegimos cuál sería la mejor marca. Si emprendemos esta nueva etapa con una marca que los ciudadanos españoles ya conocen, no empezamos de cero. Virgin tiene unos atributos de divertida, de música, de rock, de afinidad con la gente joven, tecnológica. Todo ello es importante para desembarcar a nivel nacional. Pero es importante que entendamos que el grupo Euskaltel está integrada por tres marcas y Virgin es la cuarta.

Euskaltel es una empresa que está cotizada y como tal tiene una serie de inversores. Ninguno de sus accionistas tiene la mayoría del capital. Sí hay una compañía de referencia, que es un fondo de inversión que tiene el 21 % del capital. Pero también está Kutxabank y el grupo Alba, y otros fondos. Quiero recalcar que somos una empresa cotizada, española, con la sede en Bilbao. En esta compañía hay muchísimos inversores que tienen su sede en diferentes partes del mundo. Somos española, con sede en España. Tenemos nuestros territorios en Galicia, Asturias y el País Vasco. Desde aquí llevamos a cabo todas nuestras telecomunicaciones, pero además queremos ser un operador nacional, el único deslocalizado de Madrid. Eso es en lo que estamos trabajando.

-¿De dónde es usted?

-De España, pero cuando tenía 9 años [nació el 3 de enero de 1962], mis padres emigraron a Australia. Quizá por esta razón denota usted un acento raro.

-¿Cuántos años estuvo en Melbourne?

-Diez. Mis padres eran trabajadores normales. Corrían los años 70, y a ellos económicamente les pareció interesante el irse. También valoraron la posibilidad de dar educación a sus tres hijos. Mis hermanas siguen viviendo allí. Tenemos mucha relación con Australia a nivel familiar. Además estoy casado con una australiana. [Tiene dos hijos ya mayores].

-¡Me da envidia. Vivió en 16 países, en cuatro continentes! ¿Y su arraigo dónde está?

-El arraigo está aquí, en nuestros territorios. Cuando inicio un proyecto, me gusta sentirme parte de la tierra. Mi arraigo está aquí, que es donde toca tirar con pasión, y acompañado con el pedazo de equipo que tenemos.

-En los estatutos de Euskaltel se dice que para cambiar la sede tiene que estar de acuerdo al menos el 75 % del capital.

-Sí, es así.

-Llegó a la compañía y reestructuró. Hubo despidos, tanto en la cúpula como en las bases. ¿Han acabado?

-[No contesta con claridad] Nosotros definimos un proyecto para que la integración se llevara a cabo rápidamente. Tenemos que conseguir hacer frente a competidores tan importantes como tenemos en España, sobre todo si queremos ser competitivos a nivel nacional. Mantendremos nuestros valores, como la cercanía. Creemos que es una oportunidad desarrollar una estrategia nacional, pero es evidente que estamos buscando eficiencia y eficacia. Tenemos que ser competitivos para luchar contra operadores nacionales.

-Para usted, ¿qué significa este proyecto? ¿Lo logrará?

-Sí, lo voy a conseguir. Absolutamente, absolutamente. Lo digo tres veces, absolutamente.

-Y después, ¿dónde vivirá, en Madrid?

-Afortunadamente, mi casa es España y elegí España en el año 90 como punto de base. Eso no evitará que viaje muchísimo porque cuando eres emigrante te conviertes en ciudadano del mundo. Pero mi casa es España.

-¿Cuánto tiempo se quedará en Euskaltel?

-Lo que haga falta para conseguir nuestro objetivo.

-¿Se ve siempre en el grupo?

-Siempre es una palabra muy larga. En Jazztel estuve nueve años; en Case Technology, diez, y en el grupo Cable & Wireless, 7. Hay momentos que cuando has hecho tu trabajo, hay que dar paso a nuevas ideas y nuevas energías. Mientras me necesiten y tenga la pasión que tengo hoy, me quedaré.

Comentarios

José Miguel García: «Eusaktel es el único grupo nacional cuyas decisiones se toman en Asturias, Galicia y Euskadi»