La presión policial y social achica a «los jamoneros»

Carmen Liedo

ASTURIAS

Junta de Seguridad de Ciudadana
Junta de Seguridad de Ciudadana

Los cuerpos y fuerzas de seguridad intensifican la vigilancia sobre los dos hermanos que en los últimos meses han atemorizado a los vecinos de Mieres. Señalan que es uno de los concejos más seguros de Asturias

26 feb 2020 . Actualizado a las 18:07 h.

La Policía Nacional, la Guardia Civil y la Policía Local de Mieres han intensificado la vigilancia sobre los dos hermanos residentes en el barrio de San Pedro que en los últimos meses han complicado la convivencia por sus actos delictivos. Esa mayor vigilancia y la unión vecinal están logrando achicar a los conocidos como los jamoneros, según se ha concluido en la Junta de Seguridad Ciudadana que en la mañana de este miércoles se celebraba en el Ayuntamiento mierense. La reunión ha contado con la presencia de representantes de los cuerpos y fuerzas de seguridad, del alcalde, Aníbal Vázquez, y de la propia delegada del Gobierno en la región, Delia Losa, además de miembros de asociaciones de vecinos del concejo.

La problemática que supone para el municipio tener a dos personas tan conflictivas como los jamoneros fue una de las razones principales de que se convocara la Junta de Seguridad Ciudadana, sobre todo, después de que uno de ellos agrediera gravemente a un residente del barrio San Pedro cuando paseaba a su perro sin que mediara discusión alguna entre ellos. La delegada del Gobierno ha querido aclarar que se trata de hechos «dramáticos» pero puntuales en el municipio mierense, el cual ha destacado por tener un índice de delincuencia por debajo de la media regional. En concreto, Delia Losa ha dicho que si Asturias está en 26,8 casos por cada mil habitantes, la delincuencia en Mieres aún es inferior al situarse en un 22,8. Respecto a la comunidad autónoma, ha comentado que es la segunda más de España.

Presión social y policial

En relación a las medidas que se están tomando en relación a los conocidos como los jamoneros, la delegada ha señalado que «se ha intensificado la vigilancia por parte de los cuerpos y fuerzas de seguridad que parece que está dando cierto fruto», al unirse también la presión social. En este sentido, la misma ha puesto de relieve la importancia de que las agrupaciones vecinales «tomen conciencia de la necesidad de que ellos también arropen a las personas que sufren agresiones por parte de estos dos delincuentes, y eso siempre da más fuerza para solucionar los problemas». A su entender, esa presión social y policial ha derivado en que haya bajado «la intensidad de las acciones de estas dos personas» que, según delia Losa, «llevan días bajo cero porque han sentido esa presión».