Podemos Asturies apuesta por mantener un límite de 2.000 euros en los sueldos de sus cargos

La organización autonómica no valora la propuesta de reforma estatal para dejar la referencia del SMI y destaca su «seña de identidad ética»

Pablo Iglesias en Gijón
Pablo Iglesias en Gijón

El debate en el seno de Podemos estatal sobre la reforma de los límites salariales de su cargos ha despertado polémica dentro de la organización y en redes sociales por el cambio propuesto para dejar de tomar como referencia la multiplicación por tres del salario mínimo inteprofesional como retribución máxima de sus electos y establecer un porcentaje destinado a la donación a la caja común del partido, que oscilará entre el 5 % y el 30 % en función de lo abultado de la nómina y de las cargas personales. Sin embargo, en Asturias, en una de las agrupaciones en las que se ha llevado más a gala el argumento como «seña de identidad ética» de vincular las retribuciones al SMI se apostará por mantener este criterio.

Lo cierto es que en Podemos Asturies sus cargos electos ni siquiera se quedan con un salario equivalente a tres veces el SMI. Los primeros cálculos, cuando el partido morado entró en las instituciones asturiana, se fijaron en 2016, se congeló la subida al año siguiente (con lo que en la práctica se quedaba en un equivalente a multiplicar por 2,2 el SMI) y de cara la presente legislatura se estableció un límite máximo de 1.980 euros como tope salarial de sus diputados autonómicos.

Fuentes del partido destacaron además que han mantenido las donaciones a proyectos sociales, recogidas en la página Proyecto Asturies, aunque fuera una práctica que se dejó en otros territorios. Para la última convocatoria, correspondiente al periodo 2018-2019, se entregaron según la página web, 22.000 euros a once proyectos distintos de diversos colectivos asturianos o de ámbito internacional.

Las mismas fuentes señalaron que no querían avanzar ninguna crítica a la propuesta de reforma estatal ya que aún no se ha debatido pero recalcaron que en Asturias se fijó el tope máximo de no superar los 2.000 euros en los salarios al comienzo de la legislatura y que su intención es mantener ese compromiso. Sin entrar en valoraciones sobre la propuesta que deberá debatirse en los órganos del partido, desde la agrupación morada asturiana se quiso poner en valor el aspecto aunque fuera simbólico de la ligazón del límite con con salario mínimo ya que «está vinculado de alguna forma mi salario al de la población» como una suerte de «condicionante de objetivos». Y destacaron, en todo caso, que en la acción parlamentaria y de gobierno de Podemos en el ámbito nacional siempre se ha puesto la subida del SMI como una «prioridad política». 

De hecho, la ministra de Igualdad, Irene Montero, justificó la reforma que se debatirá en unas semanas en la tercera asamblea ciudadana estatal de Podemos como la única vía que garantiza que, tras la subida del salario mínimo, la caja del partido siga recibiendo aportaciones de sus cargos. La misma línea argumental que siguió el secretario de organización, Alberto Rodríguez, quien difundió un vídeo en el que, además de acusar a los medios de comunicación de «malmeter» y de «mentir», trata de explicar la medida: «El SMI ha estado subiendo muchísimo», asegura, hasta el punto que podría darse la «paradoja» de que «si sigue subiendo, nuestros cargos no van a poder donar, porque van a cobrar menos».

No es la primera vez que Podemos Asturies y la organización estatal discrepan, e incluso chocan, respecto al mantenimiento de las exigencias de austeridad interna. En el análisis político que los asturianos llevaron a Vista Alegre en 2017 ya destacaron que en Podemos Asturies se renunció, en la campaña de junio de aquel año, a la subvención estatal de cara a los comicios mientras que en la dirección nacional «se optó por otra estrategia y solamente nos convertimos en el partido 'más austero', una diferencia cuantitativa pero no cualitativa». Del mismo modo indicaron que «las diputadas de Podemos Asturies rechazaron las indemnizaciones del Congreso al finalizar su breve mandato, mientras que a nivel estatal habían sido aceptadas por diputados y diputadas de todos los partidos, por lo que este tema quedaba fuera de la agenda», un «error» que provocó que «la excepcionalidad asturiana quedó taponada por la normalidad estatal».  

En mayo de 2018, el secretario general de Podemos Asturies, Daniel Ripa, fue el único cargo orgánico del partido en todo el país que hizo públicas sus críticas a la entonces también polémica compra de Pablo Iglesias e Irene Montero de un chalet en Madrid. «No me gusta y estoy dolido» dijo Ripa quien destacó que no era nadie para decirle a los demás qué tienen que hacer pero, como contraste, recalcó la forma de actuar que los miembros de su organización tienen en el Principado, con un código ético más estricto que en el resto del país.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Podemos Asturies apuesta por mantener un límite de 2.000 euros en los sueldos de sus cargos