El febrero asturiano más cálido y seco de las últimas décadas

Aemet señala que se han registrado las precipitaciones más bajas en 40 años y temperaturas máximas que superaron los 25 grados

Amanecer desde el Observatorio Meteorológico de Oviedo.
Amanecer desde el Observatorio Meteorológico de Oviedo.

El pasado mes registró unas altas temperaturas y escasas precipitaciones en Asturias, lo que le situaron como el febrero más cálido desde 1990 y el sexto más seco de las últimas cuatro décadas, según recoge el avance del boletín climatológico mensual que elabora la Agencia Estatal de Meteorología.

Solo se registraron entre ocho y quince días de lluvia en los observatorios de la región, y siempre con precipitación escasa, mientras que las temperaturas se mantuvieron prácticamente durante todo el mes por encima de los valores normales y con máximas que llegaron a superar los 25 grados centígrados el día 3, y los 20 en varias jornadas.

Tanto en Oviedo como en el observatorio del Aeropuerto de Asturias, este ha sido el febrero más caluroso desde 1990; y el segundo y tercero, respectivamente, desde que se iniciaron los registros en 1972 y 1969.

En el Aeropuerto de Asturias se registraron 152 horas de sol, un 38 por ciento por encima del valor normal, lo que sitúa este mes de febrero como el cuarto con mayor insolación desde 1981, y el quinto desde que se iniciaron las observaciones en 1969.

En Oviedo, las 175 horas de sol frente a las 122 horas que se registran como media en Oviedo, suponen un 44 por ciento de insolación adicional, lo que convierte a este febrero en el segundo más soleado desde 1973, solo superado por el mes de febrero del pasado año.

Los principales episodios de lluvia produjeron, el primero, entre los días 16 y 17 que acumuló en promedio entre 10 y 20 litros por metro cuadrado, y vino acompañado con descenso de temperaturas y nieve en las montañas; y el segundo, entre el 24 y el 29, que dejó la mitad de las precipitaciones del mes y, llegó acompañado de fuerte viento, con rachas que superaron los 90 kilómetros por hora.

El viento sopló en torno a lo esperado y las rachas más fuertes se produjeron los últimos días del mes, con registros que superaron los 90 kilómetros por hora en Cabo Busto, Carreña de Cabrales, Leitariegos y Taramundi.

No obstante, la racha máxima tuvo lugar el día 16 de febrero en Ouria de Taramundi, al alcanzarse los 123 kilómetros por hora como consecuencia de la influencia de la extensa borrasca Dennis.

La temperatura mínima del mes, -4,9 grados, se registró el día 18 en Leitariegos, mientras que la máxima fue de 27, el día 3, en Bargaeu. El record de precipitciones se dio el 16 en Camuño, donde se recogieron 19,2 litros por metro cuadrado en 24 horas; informó EFE.

Comentarios

El febrero asturiano más cálido y seco de las últimas décadas