«El niño es autista», la pancarta de una madre desesperada por los insultos al salir a la calle

Una ovetense relata las dificultades de cumplir la cuarentena con un pequeño con TEA ante la incomprensión del vecindario


La vida no es fácil para nadie en la cuarentena, obligados a permancer en casa el máximo tiempo posible. Pero es mucho más difícil para los padres que tienen niños con diagnósticos como el autismo, niños a los que el encierro le puede provocar un crisis que derive en episodios de extrema ansiedad e, incluso, llegar a autolesionarse. Entre las medidas aprobadas en el decreto del estado de alarma se incluyen excepciones para estos casos pero lo que prevé la ley a veces no es suficiente ante brotes de psicosis social. Es el caso de Vivi Lopez-Castro Roiz, madre del pequeño Martín, de tres años y medio ya, que cuando trataba de buscar un poco de desahogo en el exterior con el pequeño se topó con la incompresión de muchos vecinos que le increparon y le insultaron gravemente desde las ventanas. Es algo de lo que llevan días alertando colectivos vinculados a la discapacidad y a la dependencia como el Cermi o Plena Inclusión Asturias, una nueva revictimización en tiempos de coronavirus.

«Después de llevar encerrados una semana, el niño ya no aguantaba más y entonces lo saco a dar un paseo. Vivo en Las Campas del Naranco, y hay una plaza donde nadie toca nada porque son prados y árboles, que no es un parque infantil. Me pareció un sitio tranquilo para que el niño pudiera desfogar un poquito y cual es mi sorpresa cuando empiezan a salir por las ventanas gente a gritar: Para casa, por culpa de gente como tú está muriendo otra, hija de puta!, insultos todos los que quieras hasta que llega uno y dice ¡ojalá os muráis!».

Martín tiene diagnosticada TEA (Trastorno del Espectro Autista) desde el año 2018, tiene «trastornos graves de conducta» en palabras de su madre que explica que no habla, ni se relaciona con otros niños y que ni siquiere suele ir al parque porque no le gusta y porque «tengo que tenerlo siempre en entornos controlados cuando salgo de casa y no es ninguna broma, sitios cerrados donde no pueda escapar porque no atiende a órdenes, no hace caso. Para mí ya es frustrante sacarlo a cualquier sitio, pues imagínate ahora con la gente gritándonos por la calle».

Vivi Lopez-Castro Roiz baja a la calle con una carpeta «como si fueran los papeles del coche» con toda la documentación sobre la enfermedad de su hijo por si fuera necesario acreditarla ante un agente. Pero se encontró indefensa ante los que han terminado por ser «polis de visillo, que te gritan encerrados detrás de una ventana».

Después de tres días con insultos constantes, y que acarrearon problemas acumulados porque el pequeño ante el vociferio y los gritos padeció crisis posteriores en casa, terminó por encontrar una solución de urgencia. Una pancarta con la que callar bocas a distancia.

«No es la solución que me gusta porque es etiquetar a niño, pero no te dejan explicarte. Ante los gritos yo me intentaba explicar pero era imposible porque eran desde cuatro edificios gritándome gente, era horrible». explica la madre quien señaló que, incluso en una ocasión, desistió de bajar a la calle, al exterior, y por cambiar de entorno se fue al garaje, con una caja de cartón para que el pequeño estuviera algo distraido.

«Salí con la pancarta y al primero que me grita ya ¡inconsciente,¿qué haces en la calle con un niño? ¡vete a tu casa, por tu culpa...!; no me costó ni media palabra, abrí la cazadora que la llevaba allí metida que es de un metro y pico por medio metro, la desplegué y el tío quedó mirando, levanta las manos y ya decía perdona, perdona».

El día a día

Cuando empezó la cuarentena, Vivi Lopez-Castro Roiz, que vive sola con su hijo, se preparó a conciencia para el encierro. «Me puse en contacto con su psicóloga, con la psiquiatra de salud mental infantil, con la pediatra, con todas para ver cómo afrontábamos esto. Y me dijeron que Martín tiene que continuar con sus rutinas dentro de lo que se pueda y que si veía que en algún momento llegaba a un punto en que veía que iba a estallar en una crisis, porque el niño llega incluso a autoagredirse, que no me iba a quedar más remedio que salir a dar un paseo manteniendo todas las medidas de seguridad y demás».

Cada día recurre a una agenda con pictogramas para que el pequeño mantenga sus rutinas, hacer un pis al despertarse, desayunar, lavarse otra vez las manos, un cuento, un juego. Pero nada es sencillo. «Tengo que ir enseñándole, sentada con él y entreteniéndole. Yo no tengo vida, no puedo hacer nada. Ayer para poder limpiar y poner lavadoras me acosté a las cuatro de la mañana y a las ocho y cuarto estaba en pie porque el niño ya estaba despierto».

La pancarta ha servido para poder tener un mínimo de tranquilidad a la hora de salir a la calle, pero sólo dos personas llegaron a disculparse del cojunto que bramó duante varias noches desde todo el edificio. «La vergüenza que pasas y la ansiedad, que tienes que controlar el ataque que le da al niño y no ponerte tú más nerviosa para que el niño no estalle. Se pasa muy mal».

Desde que se dictaran las primeras medidas incluídas en el descreto de estado de alarma, colectivos como Plena inclusión Asturias demandaron que se recogieran previsiones específicas para personas con determinadas patologías que «en muchos casos, al no comprender la naturaleza de este confinamiento se pueden generar situaciones de estrés que pueden desencadenar en conductas que implican un riesgo para su salud y para quienes viven con ellas».

Comentarios

«El niño es autista», la pancarta de una madre desesperada por los insultos al salir a la calle