Los carteros se rebelan: «Exponemos nuestra vida por repartir una caja de zapatos»

Exigen a Correos que proporcione equipos de protección ante el coronavirus, que dé datos del personal afectado y que su actividad se ciña a la prestación de servicios esenciales


Oviedo

Están a pie de calle. Aunque exista estado de alarma, ellos son un servicio público, universal y esencial. Pero el coronavirus no respeta eso. A los carteros, como a cualquier otro colectivo, también los visita el COVID-19. Por ello, llevan reclamando desde que se inicio la pandemia medidas de protección y que su actividad se ciña a la prestación de servicios esenciales. «Estamos exponiendo nuestra vida por repartir un par de zapatos o una funda para el móvil», afirma Victoria Zabaleta, secretaria de CCOO en Correos Asturias. «Exigimos que nuestra exposición sea la mínima posible, eso no son servicios esenciales como dice el decreto del estado de alarma», apunta. «Dentro del servicio público son cartas, giros y la paquetería azul de entrega a domicilio pero con material sensible como alimentos o medicinas», declara, aludiendo a la preocupación al contagio que está en el día a día del colectivo. «La gente se vuelva loca comprando on line desde sus casas y tenemos paquetes que no son esenciales y nosotros corremos un riesgo», explica.

Por ello, piden a la dirección de Correos que se limite la actividad a lo esencial, que según sus estudios se podría cubrir con el 25% de la plantilla y que esto podría además hacer más factible la separación que se recomienda entre el personal. El porcentaje de correo del de antes, de cartas y documentos, «bajó como a un 50% por lo que no entendemos porqué tenemos que estar la plantilla al cien por cien», explica. «Exigimos una exposición mínima y cuanta menos gente salga a la calle mejor», explica. Además, desde las organizaciones sindicales también se reclaman equipos de protección individual (EPIS) «que no tenemos pese a estar manipulando todo el día un material que puede ser fuente de contagio». Como muestra de la situación señala que hasta el lunes no tuvieron mascarillas y que los guantes facilitados eran pequeños.

En toda España, tanto CCOO como UGT advierten que son el segundo colectivo tras Sanidad con más positivos por coronavirus. Esto les lleva a pedir al presidente de la empresa postal, Juan Manuel Serrano, que tome medidas. Sin embargo, señalan que la  falta de datos oficiales por parte de Correos de cuántos trabajadores están afectados por coronavirus y la opacidad es tónica general y, por tanto, una de las críticas que vierten los sindicatos. «No nos facilitan qué personal está afectado y sólo sabemos lo que los propios trabajadores nos facilitan», afirma Victoria Zabaleta.

Aquí en Asturias, en estos momentos, tienen detectados dos trabajadores que dieron positivo y que están en su casa en cuarentena, así como otra media docena que tuvieron síntomas y que aún no tienen resultado. Admite que la incidencia en Asturias es baja pero una de las denuncias de CCOO es que se tuvieron que desinfectar cinco centros de trabajo porque hubo algún caso de positivo y a las 24 horas vuelven a estar abiertos para seguir trabajando. Es decir, «que no se guarda la cuarentena que exige el protocolo, no hay aislamiento de la plantilla con la posibilidad de ser fuente de contagio porque no sólo es con los dos que tienes al lado, pero ¿qué superficie se tocó? por ejemplo», ha señalado Zabaleta. Esto ha ocurrido según la representante sindical en Cangas del Narcea, Oviedo, Siero y Gijón. «Hay un hermetismo absoluto, nos ocultan datos y lo que sabemos es por los propios trabajadores», explica. Además, añade que «el día a día es caótico, en unas oficinas trabajan a turnos, los cambian de un día para otro», dice, por lo que exigen que se abra una negociación por parte de la empresa con las organizaciones sindicales para establecer las condiciones sanitarias y de trabajo en favor de la salud de los empleados.

500.000 mascarillas recicladas al día y litros de hidrogeles: la receta asturiana contra el COVID-19

La Voz
El profesor de la Universidad de Oviedo y responsable de Investigación, Desarrollo e Innovación de Bioquochem, David Hevía (c), explica el procedimiento de esterilización y reciclaje de mascarillas en presencia del consejero de Ciencia, Innovación y Universidad del Principado de Asturias, Borja Sanchez
El profesor de la Universidad de Oviedo y responsable de Investigación, Desarrollo e Innovación de Bioquochem, David Hevía (c), explica el procedimiento de esterilización y reciclaje de mascarillas en presencia del consejero de Ciencia, Innovación y Universidad del Principado de Asturias, Borja Sanchez

Empresas de Gijón y Mieres se lanzan a la fabricación de material sanitario necesario para protegerse del coronavirus

Asturias ya ha dado el pistoletazo de salida para el reciclaje de mascarillas, en Gijón, y la fabricación de geles hidroalcohólicos, en Mieres, dos proyectos de colaboración entre empresas y la Consejería de Ciencia, Innovación y Universidad del Principado para poder hacer frente a la demanda ocasionada por la pandemia del coronavirus. Las empresas Bioquochem, Therman y Olmar han comenzado en sus plantas de Gijón la esterilización y el reciclaje de 500.000 mascarillas diarias que se entregarán de manera altruista a los servicios sanitarios para combatir la pandemia de Covid-19. El proceso, en el que también intervienen una docena de compañías que suministran insumos, está destinado a paliar la escasez de equipos de protección por la alta demanda generada por la pandemia del nuevo coronavirus, y podría ampliarse a un millón de mascarillas recicladas en los próximos días. El consejero de Ciencia, Innovación y Universidad del Principado de Asturias, Borja Sánchez, que hoy ha visitado las plantas, ha destacado la colaboración voluntaria de estas compañías que han puesto sus recursos al servicio de una iniciativa de investigación y desarrollo en un momento de vital importancia. 

Seguir leyendo

Comentarios

Los carteros se rebelan: «Exponemos nuestra vida por repartir una caja de zapatos»