Los estafadores de internet sí andan sueltos

La Policía Nacional alerta del incremento de los fraudes en Asturias, que pueden llegar a los 54.000 euros. Modifican facturas y cambian la cuenta de pago

Uno de los integrantes del grupo de Delincuencia Tecnológica de la Policía Nacional
Uno de los integrantes del grupo de Delincuencia Tecnológica de la Policía Nacional

No hay confinamiento en la Red. La Policía Nacional ha detectado en Asturias un incremento de las estafas cometidas a través de Internet, de importes que incluso han llegado a los 54.000 euros. Por esa razón, los agentes del grupo de delincuencia electrónica han lanzado una serie de recomendaciones para no caer en el engaño. Básicamente, consisten en no dar nada por sentado y comprobar la veracidad de los correos antes de realizar ningún pago.

El método tipo que están utilizando los estafadores consiste en enviar a una empresa un correo electrónico que contiene una factura pendiente de algún proveedor o prestador de servicios, indicando un cambio en la cuenta bancaria a la que hay que realizar la transferencia. El correo electrónico es muy similar al auténtico, lo que genera confianza en el pagador. Normalmente, varía una única letra camuflada de tal manera que no levanta sospechas. Este método implica que ha habido un acceso ilegal al correo electrónico de alguna de las partes implicadas para averiguar si existen facturas pendientes de pago. Solo tienen que modificar la cuenta bancaria en la que ha de hacerse el pago y enviarla. 

«En las última semanas se han denunciado varios casos cuyos importes de las estafas van desde los 2.000 hasta los 54.000 euros», confirma la Policía Nacional.

Los consejos

El primer consejo es que es necesario comprobar la veracidad de cualquier cambio de cuenta bancaria por otros métodos que no sea el correo electrónico. Se recomienda llamar directamente al proveedor para comprobar que no se trata de una estafa. De nada sirve responder a estos mensajes fraudulentos pidiendo información adicional, porque se estaría remitiendo a los propios estafadores.

El grupo de delincuencia electrónica que se compruebe también, exhaustivamente, la dirección de correo electrónico del remitente, cotejándola con la del proveedor habitual, para comprobar si realmente se trata del mismo o si se trata de una dirección modificada. Es importante, por otra parte, tener actualizados los sistemas antivirus de los equipos informáticos, para evitar que los delincuentes introduzcan virus que les permitan obtener información. En los casos detectados normalmente los pagos han de hacerse a empresas extranjeras, lo que podría dificultar la realización de una llamada telefónica para efectuar las comprobaciones

Una vez detectada la estafa, aunque no se haya picado, la Policía reclama que se denuncie para que especialistas en informática analicen los servidores de ambos para detectar la posible intrusión en el sistema para la obtención de la información.

Comentarios

Los estafadores de internet sí andan sueltos