El alcalde de Yernes y Tameza, el primer regidor con coronavirus

José Manuel Fernández Tamargo ha dado positivo y afronta además otra dolencia

José Manuel Fernández Tamargo.
José Manuel Fernández Tamargo.

Oviedo

El alcalde de Yernes y Tameza, el socialista José Manuel Fernández Tamargo, es el primer alcalde asturiano que ha dado positivo en el nuevo coronavirus Covid-19. El regidor, más conocido entre sus vecinos por Manolo Tamargo, además afronta otra dolencia. Así lo ha anunciado el propio presidente asturiano, Adrián Barbón, en su cuenta de Twitter, donde recuerda que además de haber dado positivo en Covid-19, Tamargo «afronta otra dolencia».

En su post, el presidente del Principado le traslada un mensaje de ánimo. «Todo mi cariño y apoyo, para ganar al virus», ha escrito Barbón en Twitter, que también ha aprovechado para enviar su cariño y apoyo al alcalde de Grao, que se recupera de un infarto. Con 140 ciudadanos censados, dos parroquias y cinco entidades de población, Yernes y Tameza es el concejo con menos habitantes de toda Asturias.

Entre la clase política asturiana, una de las primera contagiadas por el COVID 19 fue la diputada del PP en el Congreso, Paloma Gázquez que, tras un aislamiento en su domicilio, ha logrado recuperarse. Aunque la afectación del contagio en su caso no fue de los más graves ha afirmado que lo peor es la ansiedad por no saber cómo evolucionará y la preocupación que causa en el entorno familiar. 

Paloma Gázquez: «Siempre estás con la espada de Damocles y piensas ¿y si el dolor de garganta va a más?»

L. Ordóñez
Paloma Gázquez
Paloma Gázquez

La diputada asturiana del PP relata cómo fue su proceso de contagio y recuperación con el coronavirus y apuesta por un gran acuerdo para la reconstrucción económica

La diputada asturiana Paloma Gázquez del PP fue una de las primeras contagiadas por coronavirus en Asturias y, tras un aislamiento en su domicilio, también una de las primeras en recuperarse. Aunque la afectación del contagio en su caso no fue de los más graves, ha narrado los momentos de ansiedad en aislamiento hasta recobrararse y la angustia de familiares y amigos frente a la epidemia.

-¿Cómo empieza todo?

-Yo había estado en Madrid un miércoles, pero está descartado que lo cogiera ese día; volví el lunes y martes siguientes, porque había un pleno en el Congreso aunque luego se suspendió. El lunes tuvimos muchos actos, reuniones, se cerraba la asamblea de autónomos, tenía una comida; fue un día muy completo y el martes también.  Los médicos calculan que lo cogí ese lunes o ese martes porque evidentemente vino de Madrid en mi caso. El martes por la noche aterrizo aquí en Asturias y al día siguiente quedo con mucha gente, pero con mucha, pero asintomáticamente no se lo transmití a nadie. Incluso con gente que comí en una sidrería, con dirigentes del PP de Asturias, con un alcalde, y comimos con sidra, con eso te lo digo todo. Y, sin embargo, ninguno desarrolló la enfermedad afortunadamente. Pasé la semana sin problemas y fue el sábado cuando me empezó a subir la fiebre, llamé a urgencias y en cierta manera tuve suerte de ser de los primeros casos en Asturias, todavía no había Estado de Alarma pero como venía de Madrid enseguida vieron que era un caso de potencial peligro y me hicieron la prueba al día siguiente. Estuve con una enfermera amabilísima, encantadora. En 28 días no he estado a menos de un metro con otra persona que esa enfermera y otra. Fueron tan amables, tan simpáticas y todo mi contacto con la humanidad. Me confirmaron el positivo y me dieron unas pautas pero como esta enfermedad es tan traicionera te llevas un susto. En mi caso se desarrolló con muy poca fiebre, pero sí bastante dolor muscular, muy fuerte en los muslos. El octavo día tuve dolor de garganta, pero es el día más crítico pero cuando pude hablar con el hospital, que ya era más difícil, vieron que respiraba, estaba mejor y la evolución también fue mejor.

Seguir leyendo

Comentarios

El alcalde de Yernes y Tameza, el primer regidor con coronavirus