¿Puede despertar el confinamiento un nuevo «baby boom»?

El sexólogo Iván Rotella, responsable del Centro de Atención Sexual de Avilés, cree que podría darse aunque en menor medida que en los años 60

Fotograma de la película 'La gran familia'
Fotograma de la película 'La gran familia'

El sexólogo Iván Rotella, responsable del Centro de Atención Sexual de Avilés (CASA), se muestra convencido de que el confinamiento a que obliga el estado de alarma en España para combatir la pandemia de la Covid-19 provocará un nuevo «baby boom» en España.

A su juicio, no tendrá las dimensiones de las registradas en los años sesenta, pero sí constituiría un cambio en un país con una demografía muy marcada por el alto porcentaje de población con edad avanzada.

Las parejas son ahora «millonarias en tiempo» y eso se puede invertir en una revisión del estado de su relación, explica a Efe este sexólogo.

En ese contexto, «muchas parejas se darán cuenta de que les apetece incluir en su relación a un niño o una niña», asegura.

«Claro que va a ver un 'baby boom', no creo que sea tan exagerado como el de los años sesenta, pero sí que lo va a haber y eso a España no le viene mal», bromea Iván Rotella en alusión a que es uno de los países más envejecidos del mundo y sería bien recibido un cambio en una pirámide demográfica que preocupa por su bajísima natalidad.

En el lado opuesto del efecto de ese confinamiento social figura realidad que no pasa desapercibida para los expertos en las relaciones de pareja como es el hecho de que el confinamiento incremente el número de rupturas, que ya se incrementan en número tras las vacaciones de verano cuando las parejas tienen más tiempo para estar juntas.

«Muchas veces, las parejas se pasan todo el invierno con sus horarios, sus actividades y sus compromisos, y eso deja poco espacio a la confrontación y al hecho de estar juntos», explica el sexólogo, en contraposición con lo que sucede en verano.

Dado que las parejas no saben discutir, «porque nadie les ha enseñado» -los sexólogos lo hacen en sus consultas-, «muchas se acaban disolviendo».

De hecho, en los tres últimos meses del año, los sexólogos atienden hasta un 30 por ciento más de consultas y eso tiene que ver con lo que les ha sucedido a las parejas durante los meses de julio, agosto y septiembre.

«Lo que sucede con el confinamiento es lo mismo pero a lo bestia y si,además, tienes hijos y estás metido en un piso, eso complica mucho la convivencia, por los espacios y por que no tienen ningún tipo de libertad», subraya Rotella.

CASA ha puesto en marcha la campaña «No confines tus dudas» a través de sus redes sociales con el fin de mantener el servicio activo y dispuesto, en horarios muy flexibles, y también ha creado un grupo con chicos y chicas con dificultades en sus identidades sexuales o en sus orientaciones de deseo.

En ocasiones, el ámbito familiar de estos chicos no es precisamente fácil ni abierto, y el confinamiento agrava la situación y la sensación de incomodidad, por eso se les ofrece esa salida virtual.

Los miembros de este grupo, integrado por gays, lesbianas, bisexuales y transexuales son atendidos tanto en conjunto, como de modo individualizado, a través de un espacio seguro en el que pueden desahogarse.

CASA nació en junio de 2006 como una iniciativa del Área de Bienestar Social del Ayuntamiento de Avilés a propuesta de la Asociación Asturiana para la Educación Sexual.

Este servicio, ubicado en el Edificio Foro, ofrece atención personalizada gratuita, telefónica y a través del correo electrónico y las redes sociales para resolver cualquier tipo de duda o problemática relativa a la sexualidad.

Incluye, además, Formación en Educación Sexual para toda la comunidad educativa, tanto para el alumnado, como el profesorado o las familias.

El perfil de las personas que utilizan este recurso se mueve entre los 14 y 18 años, aunque el servicio está dirigido a chicos a partir de los 12 años e incluye también a universitarios.

Los chicos funcionan mucho por vía telemática, ya lo hacían antes del confinamiento, de modo que no están teniendo problemas en todo lo que tiene que ver con «ligar, seducir o tontear», que es algo que ahora lo están haciendo «muchísimo más».

Comentarios

¿Puede despertar el confinamiento un nuevo «baby boom»?