Las fábricas de Palos de la Frontera (Huelva) y Montilla (Córdoba) de la empresa asturiana Therma participan en un proyecto que está consiguiendo dar un segundo uso a unas 500.000 mascarillas sanitarias al día, aplicando a gran escala un estudio de la Universidad de Oviedo.

Así lo ha explicado a Efe la portavoz de Therma, Carmen Espinosa, que ha indicado que el Proyecto Spain, siglas de Sistema Presurizado Antiséptico Industrial y Neutro, funciona de forma desinteresada con capital público-privado.

Se trata de un trabajo que consigue la esterilización total de mascarillas usadas, que se entregarán de manera altruista a los servicios sanitarios para combatir el COVID, con el fin de paliar la escasez de equipos de protección por la alta demanda generada por la pandemia.

La idea de Therma es que la iniciativa se pueda aplicar a sus instalaciones de San Andreu de la Barca (Barcelona) y Fátima (Ourém-Portugal), ya que las empresas que participan tienen la previsión de poder llegar incluso al millón de mascarillas recicladas a diario.

Para ello, recibe las mascarillas usadas en los centros de salud y las somete a un procedimiento físico y químico de esterilización tras lo cual las envasa y las somete a una tercera esterilización por autoclave.

El profesor de la Universidad de Oviedo y responsable de Investigación, Desarrollo e Innovación de Bioquochem, David Hevia, es el impulsor del proyecto, mientras que las empresas, según Espinosa, han conseguido aplicar a gran escala lo que él ha logrado en un laboratorio; informó EFE.

Comentarios

Asturias exporta a Andalucía su proyecto de reciclaje de mascarillas