Los residuos sanitarios se triplican en Asturias hasta alcanzar 10 toneladas a la semana

Cogersa recomienda mantener el reciclaje en los domicilios y recuerda que los guantes no van al contenedor de envases

Basura en el vertedero de Cogersa
Basura en el vertedero de Cogersa

La pandemia del nuevo coronavirus ha provocado que se triplique la cantidad de residuos hospitalarios, en particular del material desechable de protección individual, que recoge Cogersa en Asturias y que han pasado de diez toneladas a la semana a unas treinta durante la crisis sanitaria.

Según ha informado el Gobierno regional, el plan de contingencia en materia de recogida y tratamiento de residuos hospitalarios puesto en marcha por la Consejería de Infraestructuras ha permitido atender este incremento tras triplicar también el personal de recogida a tres conductores y camiones diarios frente a uno que efectuaba esta labor en circunstancias normales.

También se han ampliado las horas de funcionamiento del horno de incineración donde se tratan este tipo de residuos, que ha pasado de 104 a 168 semanales con lo que «se asegura la eliminación de este material bajo rigurosas medidas de seguridad y salud para los trabajadores y el entorno», según el Gobierno.

Consejos en el domicilio

En relación con este asunto, Cogersa ha recomendado una serie de medidas de precaución en el manejo domiciliario de los residuos de hogares en los que residen personas que han dado positivo en las pruebas de coronavirus o que están en cuarentena.

Así, para manejar el material desechable utilizado por la persona enferma y sus cuidadores (guantes, pañuelos, mascarillas), así como el equipo de protección individual del personal sanitario (excepto gafas y mascarilla) y cualquier otro residuo del paciente deben utilizarse tres bolsas.

La primera debe situarse en la habitación del enfermo (preferiblemente en un cubo de basura con tapa y pedal de apertura) para recibir todo el material desechable y los residuos de la persona infectada y debe cerrarse en la propia habitación antes de ser introducida en otra bolsa junto con el material desechable del cuidador (guantes, mascarillas, etcétera) que se cerrará también en ese espacio.

La segunda bolsa se debe depositar en una tercera con el resto de residuos domésticos y, tras cerrarla, se lavarán las manos adecuadamente con agua y jabón durante 40-60 segundos y se tendrá que epositar exclusivamente en el contenedor de fracción resto (basura mezclada).

Además, recuerda que está prohibido depositarla en los contenedores de recogida separada de cualquiera de las fracciones (orgánica, envases, papel, vidrio o textil) o su abandono en el entorno y que la fracción resto recogida se destinará directamente al vertedero de Cogersa, sin proceder a la apertura manual de las bolsas.

En el caso de los hogares sin positivos por COVID-19 ni en cuarentena, la separación de los residuos debe seguir realizándose de la forma habitual y, con el fin de reducir al máximo la fracción resto que llega las plantas de tratamiento, es importante recoger separadamente los distintos materiales (papel/cartón, vidrio, envases u orgánica en su caso) y depositarlos en los contendores específicos.

Los guantes de latex o nitrilo empleados para hacer la compra u otros usos no son envases y, por tanto, no deben depositarse en el contenedor de envases ligeros (amarillo) sino en el de basura mezclada; según informó EFE.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Los residuos sanitarios se triplican en Asturias hasta alcanzar 10 toneladas a la semana