Así se producen los contagios en Asturias pese a las cinco semanas de confinamiento

La Voz

ASTURIAS

Un ciudadano vitorea a varios soldados que trabajan en la desinfección de la ciudad, este domingo, en Oviedo,
Un ciudadano vitorea a varios soldados que trabajan en la desinfección de la ciudad, este domingo, en Oviedo, Alberto Morante

Las autoridades sanitarias localizan algunos brotes y un goteo de positivos

20 abr 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

¿De dónde salen los nuevos casos de coronavirus tras cinco semanas de confinamiento? Esa es una de las grandes cuestiones a despejar después de cinco semanas de confinamiento, y con una más que probable extensión del estado de alarma a la vuelta de la esquina. ¿De dónde han salido los 74 nuevos positivos del miércoles, 15 de abril, o los 60 del jueves, día 16? ¿Dónde se sitúan esos brotes o esos focos de transmisión? El director del Observatorio de la Salud, Mario Margolles, ha señalado que los picos que ha marcado la curva del COVID-19 en Asturias han estado precedidos de muestreos masivos, es decir, de una intensificación en las pruebas. Eso puede suceder también en estos momentos con los test rápidos que miden los anticuerpos. Detectan la presencia de la enfermedad en personas ya curadas, por lo que el incremento de la curva se puede sostener sobre inmunizados. Pero volviendo al principio, sigue habiendo contagios. ¿Dónde? Las autoridades sanitarias asturianas señalan que la transmisión comunitaria, la que se da en la calle, es muy puntual. Hay otro «goteo de casos» en los centros sanitarios, entre los propios profesionales y brotes en residencias de mayores, ya que el virus cuando penetra en los centros geriátricos suele dejar más de un positivo a su paso. En este caso, los últimos datos facilitados por la administración, con fecha 15 de abril indican que han dado positivo el 3,8% de los mayores institucionalizados en el Principado y el 2,6% de los trabajadores que los asisten.

La Consejería de Salud especifica, no obstante, que «la mayor cantidad se diagnostican en los screening de test de trabajadores sociosanitarios sanos y en aquellas unidades funcionales de las residencias». Es decir, todas las pruebas que se han generalizado dentro del colectivo de trabajadores y que se van a realizar de manera sistemática a todos, incluidos los dispositivos en los que no ha habido ni un solo positivo. Las primeras semanas los análisis PCR se realizaban solo a aquellos que presentaban síntomas y que requerían atención. Muchos de los leves que permanecen en casas aislados, con seguimiento telefónico de los médicos de Atención primaria, ni siquiera se han sometido a ningún examen. Estos son unos 7.000, según la última cifra ofrecida por el consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz. Además de los profesionales sociosanitarios sanos, que son los que centran ahora los positivos, los test rápidos también se han extendido a otros gremios. Uno de ellos los agentes de las diferentes policías locales. El Servicio de Salud del Principado (Sespa) notificó a la Federación Asturiana de Concejos (FACC) que tenía pensado concentrar todas las pruebas en 48 horas. 

¿Dónde se encuentran, entonces, los focos de transmisión? «Los focos de transmisión entre los trabajadores sociosanitarios suelen ser comunitarios», explican las autoridades sanitarias asturianas. Es decir, que entran en contacto con la enfermedad fuera de los centros de trabajo, en el resto de su vida diaria. En las residencias, normalmente, se producen por la atención de trabajadores infectados que suelen ser asintomáticos. Justo lo contrario sucede con los trabajadores sanitarios. En su caso, médicos, enfermeras, técnicos de atención de cuidados o celadores se encuentran con el foco de la enfermedad «en los propios centros sanitarios al atender a personas enfermas».