El calvario de pedir la ayuda al alquiler de Asturias: «Está hecho para desesperarse»

Elena G. Bandera
E. G. Bandera REDACCION

ASTURIAS

PILAR CANICOBA

La página, a la que la mayoría de los posibles solicitantes acceden con el móvil, es «farragosa», se cuelga y hay un exceso de burocracia, denuncian en la PAH Asturias, que aporta un enlace directo para solicitarla

21 abr 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Ayer se abría el plazo para pedir una de las ayudas al alquiler anunciadas por el Principado, de hasta 500 euros durante seis meses, y optar a ellas ya es un calvario. «Parece que está hecho para la gente se desespere. Por un lado, la burocracia; por otro, la página de internet en la que está la ayuda que no se puede hacer peor y, además, con una serie de requisitos que no reflejan la realidad», asegura Miguel Ángel García, de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) en Asturias, que ya ha colgado en sus redes un enlace directo para solicitar esta ayuda por lo complicado que resulta, de mano, buscarlo en la web del Principado. Y ése es sólo uno de los obstáculos de que la Administración electrónica siga anclada en el siglo XX con interfaces ni rápidas ni intuitivas.

«La gente está desesperada por lo mal que funciona la página, porque no es intuitiva, ni clara. Y porque saben que mucha de la documentación exigida no la van a poder conseguir. Aparte, estas ayudas sólo tienen de momento un millón de euros: si echas las cuentas de un alquiler de unos 400 euros durante seis meses daría para conceder 416 ayudas nada más», explica García. «Estamos trabajando a tope -añade-. Como la página es farragosa, tarda en cargar y el 90% de las personas que necesitan esa ayuda entra con el móvil, las letras se juntan y les resulta imposible. Es un mareo porque encima hay documentación que no entendemos por qué se solicita».

A lo farragoso de la página en la que hay que pedir la ayuda, armándose de paciencia y datos si se accede con una conexión a internet lenta, se suma la excesiva burocracia a la que no se renuncia ni en esta situación tan excepcional que está provocando una tremenda crisis económica. «Si accedes con una tarjeta de prepago te chupa los datos sólo por hacer una gestión que tenía que ser mucho más clara y mucho más rápida. Hay un montón de cosas que lo único que hacen es complicarlo todo aún más», insiste García, que menciona por ejemplo el hecho de que, entre el montón de papeles que hay que presentar ahora y después del estado de alarma, se pida un certificado de empadronamiento o un certificado de acreedores.