«Como mínimo hasta el 2021 o 2022 no tendremos una vacuna para el COVID-19 que pueda ser utilizada en la población»

Carmen Liedo REDACCIÓN

ASTURIAS

La epidemióloga asturiana Raquel Medialdea
La epidemióloga asturiana Raquel Medialdea

La epidemióloga asturiana Raquel Medialdea considera «fundamental» que los países dispongan de buenos sistemas de vigilancia epidemiológica «para la rápida detección y prevención de la expansión de nuevas epidemias»

11 may 2020 . Actualizado a las 12:09 h.

Pese a la juventud de Raquel Medialdea (Gijón, 1991), esta epidemióloga asturiana atesora ya un importante curriculum laboral tras graduarse en Biotecnología en la Universidad de Oviedo, hacer dos másters y doctorarse en enfermedades infecciosas y salud pública en la Universidad de Liverpool. Actualmente es especialista en salud pública y epidemióloga del Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC) como EPIET en el Ministerio de Salud de Malta. En concreto, forma parte del equipo que lidera la respuesta al coronavirus en Malta, por lo que trabaja en el desarrollo de los sistemas de vigilancia, manejo de casos de la COVID-19, seguimiento de contactos y desarrollo de estudios de prevalencia de anticuerpos para entender la dimensión de la epidemia del coronavirus. También apoya la respuesta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) trabajando a través de GOARN, la Red Mundial de Alerta y Respuesta ante brotes epidémicos. Con anterioridad ya trabajó para la OMS en la respuesta a la epidemia de ébola que afectó a La República Democrática del Congo y Uganda y también para otros organismos para dar tratamiento a esa misma epidemia en Sierra Leona. Sus investigaciones de las epidemias de Zika, Dengue y Chikungunya la llevaban a Brasil hace unos años y, con posterioridad, el estudio de la epidemia de Dengue a la India.

Raquel Medialdea asegura que estas últimas semanas han sido para ella de «muchísimo ajetreo» laboral y, aunque está fuera, se mantiene al corriente de la situación y las medidas de España. En su opinión, esta pandemia ha alertado a la sociedad «de la importancia de tener un buen sistema sanitario» al igual que lo fundamental que es que los países dispongan de buenos sistemas de vigilancia epidemiológica «para la rápida detección y prevención de la expansión de nuevas epidemias». Aún así, en esta entrevista pone de relieve que «los virus y bacterias no entienden de fronteras» y que el uso de la mascarilla será cada vez más común para protegernos y proteger a los demás. Respecto a la disponibilidad de una vacuna para el COVID-19, considera que al menos hasta 2021 o 2022 no habrá una vacuna que pueda ser utilizada para proteger a la población.

--Teniendo a una experta en casa ¿cómo afronta su familia todo lo que está pasando como consecuencia del coronavirus? ¿Les ha dado algún consejo que nos pueda servir a todos?