Warren Buffett, el mayor inversor del mundo, asegura los fallos de los médicos del Principado

s.d.m.

ASTURIAS

WARREN BUFFET (BERKSHIRE HATHAWAY). Fortuna de 75.600 millones. El magnate financiero ha aportado a la filantropía el equivalente al 35 % de su fortuna; lo que se traduce en unos 21.500 millones de dólares.
WARREN BUFFET (BERKSHIRE HATHAWAY). Fortuna de 75.600 millones. El magnate financiero ha aportado a la filantropía el equivalente al 35 % de su fortuna; lo que se traduce en unos 21.500 millones de dólares. LUCAS JACKSON | Reuters

El contrato está valorado en 6,8 millones de euros

30 may 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Formalmente es el contrato del seguro de responsabilidad civil y patrimonial para los centros dependientes del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) y su personal. En términos más coloquiales, es el seguro de los fallos médicos. El Gobierno asturiano está completando los trámites para firmar el contrato con Warren Buffett el mayor inversor del mundo y propietario de la empresa Berkshire Hathaway. No solo ha desembarcado en Asturias. Acaba justo de hacerlo en Murcia y Aragón. En plena epidemia del coronavirus, el magnate estadounidense y gran gurú de las finanzas está abriendo mercado en España.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

La mesa de contratación del Sespa celebrada el pasado 29 de abril decidió adjudicar a la empresa Berkshire Hathaway European Insurance Designated Activity Company Sucursal en España, que es el nombre completo, el servicio por un importe de 6,8 millones de euros, exentos de IVA. Esta no era la primera mesa que se celebraba. En la primera quedó fuera de la carrera otra licitadora, la empresa Triple A Plus, con una oferta inferior, de 6,1 millones de euros, porque se consideraba por no acreditar suficientemente su solvencia externa. Tampoco se adjudicó entonces a Berkshire Hathaway porque se habían observado unos errores documentales. La mesa optó, por esa razón, por darle un plazo de tres días para subsanar esos fallos. Una vez realizados los trámites se propuso su adjudicación.

El proceso se está resolviendo en plena crisis del coronavirus pero, en realidad, ya comenzó a mediados del mes de enero. La licitación se publicó el pasado 14 de enero y el precio eran justo esos 6,8 millones de euros que finalmente se han aceptado. Aunque durante el estado de alarma los plazos oficiales quedaron en suspense, el Sespa decidió continuar adelante ya que consideraba que se trata de un servicio esencial que no debe paralizarse, por el interés público que tiene. Señalaba que es necesario garantizar la cobertura del riesgo sanitario y, con más motivo, durante una crisis sanitaria.