«Nos hemos quedado sin ahorros, y hasta que no cumplamos tres años aquí no podemos trabajar»

La ucraniana Olesia Zherikhova y su familia llevan cerca de tres años residiendo en España. Sin trabajo y sin ahorros, han tenido que acudir a la caridad para poder seguir adelante

La ucraniana Olesia Zherikhova lleva cerca de tres años residiendo en España
La ucraniana Olesia Zherikhova lleva cerca de tres años residiendo en España

Redacción

Olesia Zherikhova y su marido Serhii llegaron de Ucrania hace casi tres años, con dos hijos en edad escolar, Alexander y Anna. Tras conocer España decidieron que este era el lugar en el que querían criar a sus hijos, y lo dejaron todo atrás para mudarse: su familia, sus trabajos, su hogar… Durante el tiempo que les ha sido posible, han vivido gracias a sus ahorros, pero ahora, con la imposibilidad de trabajar y sin dinero, han recurrido a asociaciones como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Oviedo para salir de este bache. Así cuenta la propia Zherikhova su experiencia.

«Hace casi tres años vinimos a España a pasar un tiempo, en un viaje turístico, de vacaciones. En ese viaje nos dimos cuenta que el contraste entre Ucrania y España fue tan grande como entre el infierno y el paraíso. Sin duda, ese viaje fue clave para decidir quedarnos para siempre aquí. Antes de la guerra en Ucrania, tuvimos un buen trabajo, con buenos ingresos. Esto nos permitió quedarnos en España sin pedir ayuda al Estado. Vendimos nuestra propiedad en Ucrania y con el dinero recibido alquilamos una vivienda, compramos los productos necesarios para quedarnos en España.

Durante un año vivimos en el sur del país, pero el clima no es el adecuado para nosotros. Al estudiar la historia y la cultura de España, aprendimos mucho sobre Asturias, sobre su pasado heroico. Estudiamos el clima de aquí y finalmente nos dimos cuenta de que queríamos vivir en el Principado. Ahora ya hace dos años que vivimos en Asturias. Estudiamos español en Asturias Asaja. Visitamos museos y exposiciones, carnavales, participamos en la vida pública, estudiamos la historia de Asturias. Los niños van a la escuela con placer, y el idioma fue aprendido fácil y rápidamente por ellos. Nos gusta mucho el auténtico estilo de vida asturiano y sus pueblos de montaña, la naturaleza y el clima, la amabilidad y la decencia de las personas. Antes de venir a España viajamos mucho, visitamos muchas ciudades y países de Europa y Asia, pero creemos que el mejor lugar de la Tierra es Asturias.

El comienzo de la epidemia del coronavirus para nosotros estuvo marcado por dos temores: el primero, el miedo a una enfermedad desconocida y el segundo, quedarnos sin nuestros ahorros de Ucrania. Esto último, por desgracia, ha sucedido. Hasta que no cumplamos nuestros primeros tres años en España, no podemos tener derecho a trabajar legalmente en España, y no queremos violar la ley. Tuvimos que pedir ayuda a nuestros familiares de Ucrania para pagar el alquiler del apartamento, y en estos tiempos difíciles, organizaciones como Asturias Acoge, PAH Oviedo, Cambolache o la Cocina Económica empezaron a apoyarnos.

Vemos mucho la televisión y vemos que, si bien todos solo prometen algún tipo de pago, beneficios y ayuda, estas organizaciones no están hablando en vano, realmente están ayudando. Conocen y entienden la situación de cada emigrante, y desde aquí quiero darles las gracias. ¡Gracias por la ayuda, por el apoyo, por la atención a nuestras familias! La cuarentena nos hizo sentarnos en casa como todos los demás. Tratamos de usar este tiempo para el beneficio de la familia: estudiamos juntos e hicimos lecciones, leemos libros y aplaudimos todas las noches junto con todos... Durante la cuarentena, nos convertimos en una familia más unida. Después de casi tres años de residencia en España, lamentamos mucho que nuestra educación, experiencia laboral, o conocimiento de idiomas no sean demandados en el país.

No podemos trabajar en nuestra profesión, tenemos que volver a estudiar, confirmar los diplomas e incluso después de eso comenzar nuestro camino profesional desde cero. Nos fuimos de Ucrania por el bien de nuestros hijos, para que no vieran los horrores de la guerra, de la que por alguna razón están en silencio en Europa. Queremos aplicar nuestro conocimiento y experiencia, queremos beneficiar a la sociedad, queremos trabajar y pagar impuestos. No tememos las dificultades y miramos hacia el futuro con esperanza».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

«Nos hemos quedado sin ahorros, y hasta que no cumplamos tres años aquí no podemos trabajar»