Las familias monomarentales y monoparentales tendrán beneficios similares a las familias numerosas

La medida beneficiará a 51.400 hogares de Asturias. El Principado pone el foco en las familias con un solo progenitor para entregarles una identificación

Familia numerosa.Familia numerosa
Familia numerosa

51.400 familias asturianas solo cuentan con un progenitor. Representan el 11,5% del total de hogares constituidos en el Principado. Ocho de cada diez son monomarentales, es decir, la cabeza de familia es la madre. El porcentaje concreto asciende al 83%. Del total, 13.600 tienen un hijo menor de 25 años. 4.300 cuenta en casa con dos descendientes por debajo de esa edad. En 500 casos, sostiene a más de tres menores. El 42% de los perceptores del salario social son hogares con un solo progenitor. El 92% de sus titulares son mujeres.

El primer párrafo de esta información no es solo una cascada de números difícil de digerir. Se trata una descripción bastante precisa de cómo es la nueva realidad social asturiana, de cómo está cambiando la estructura familiar y de dónde se concentran las mayores bolsas de vulnerabilidad. Una madre o un padre que trabaja y tiene que mantener a varios hijos no solo sufre dificultades para llegar a final de mes. La conciliación en su caso parece convertirse en un arte para excelentes malabaristas.

Es es la razón de que el Gobierno del Principado esté tramitando un decreto para regular el reconocimiento de las condición de familias monomarentales y monoparentales. Su objetivo es identificar un colectivo con especiales dificultades, abarcando toda su diversidad, para desarrollar políticas que les ayuden tanto en la crianza como en la integración del mercado laboral. La iniciativa la está desarrollando la Consejería de Derechos Sociales y Bienestar, pero partió originalmente de la Dirección General de Igualdad, con Nuria Varela a la cabeza. Varela explica que es fundamental definir antes cómo son estos hogares para después poder determinar a qué prestaciones pueden acceder. Como revelan los números, las mujeres son cabezas de familia en solitario en la inmensa mayoría de los casos, de ahí que la idea haya partido de su departamento y de ahí que el propio título del proyecto incluya los dos términos «monoparental y monomarental». La idea es darles visibilidad a todos.

Esta iniciativa tiene una traducción práctica muy sencilla y comparable a medidas que ya se están aplicando. ¿Por qué las familias numerosas sí y la monoparentales no? A día de hoy, con una estructura social y económica heredada de otros tiempos y de otros índices de natalidad, tanto en Asturias como en el resto de España hay una serie de ayudas específicas para las familias numerosas, en unos casos descuentos y en otros algún tipo de reconocimiento especial. Eso es lo que se intenta aplicar a aquellos hogares con un solo progenitor, que es donde se ha descubierto esa bolsa de vulnerabilidad. El proyecto del Principado consiste en identificarlos para después comenzar a incluirlos de manera específica en proyectos de otros departamentos. Volviendo a la casuística concreta, puede haber desde descuentos en la matrícula Universitaria, a una reserva de un porcentaje en el acceso a la vivienda pública. Otro más que apunta Nuria Varela. Si los dos padres trabajan, el niño que quiere entrar en una escuela pública de 0 a 3 años tiene más puntos. «¿Y si sólo tiene a un progenitor? ¿Ese caso no merecería también tener más puntuación? ¿Esa familia no necesita una consideración diferente», se pregunta la directora de Igualdad.

Su idea original era redactar una ley de familias monomarentales y monoparentales pero las comunidades autónomas no tienen competencias para desarrollar este tipo de normativas en esta materia, así que finalmente ha tenido que ceñirse a un decreto que regule el reconocimiento de estos hogares y los defina. Los siguientes pasos consisitirán en qué areas se pueden incluir mejoras para estas familias.Tampoco sirve con equiparar a estos hogares con los numerosos, porque la mayor parte de los beneficios de las familias numerosas proceden del Estado y lo que quiere Nuria Varela es que esta sea una política del Principado. 

Así que lo que tendrán es una acreditación, una especie de identificación que les reconozca de cara a la administración y que permita ir incluyéndoles en todo tipo de ayudas o beneficios sociales. El proyecto lleva en marcha meses pero el coronavirus lo ha retrasado todo. La responsable de Igualdad lamenta no haber sido más ágiles, para haberles incluido ya en todo tipo de políticas sociales que se han puesto en marcha durante el confinamiento, ya podrían haber tenido otra red. «Podríamos haber habilitado para ellos, por ejemplo, un horario preferente para las compras», explica con un argumento que evoca las largas colas que se formaron las primeras semanas. 

«El déficit para conciliar es muchas veces lo que lleva a la vulnerabilidad. Es más difícil desarrollar una vida profesional. Si, además, el trabajo que tienen los progenitores es precarios, entonces la situación empeora», argumenta. El proyecto tiene una innegable perspectiva de género que nace de la realidad, del hecho de que las mujeres son las que mayoritariamente encabezan estos hogares.  

Comentarios

Las familias monomarentales y monoparentales tendrán beneficios similares a las familias numerosas