El registro de delitos sexuales impidió a 651 personas trabajar con menores en 2019

Este número representa el 0,02% del total de los 2,6 millones de ciudadanos que solicitaron el certificado

En España se persigue a quienes realizan, almacenan o intercambian fotos de pornografía infantil.
En España se persigue a quienes realizan, almacenan o intercambian fotos de pornografía infantil.

Redacción

Más de 2,6 millones de ciudadanos solicitaron en 2019 el certificado de delitos sexuales, exigido para poder trabajar con menores, y en 651 casos (0,02 %) el resultado fue positivo, con lo que se impidió a esas personas acceder a un empleo o una actividad que implicara contacto habitual con niños.

Según los datos hechos públicos este martes por el Ministerio de Justicia, a pesar del parón de la actividad ocasionado por la pandemia, entre enero y mayo de este año se han expedido un total de 704.783 certificados, de ellos 3.557 en Asturias. Los positivos, apuntan a Efe fuentes de Justicia, se sitúan también en el entorno del 0,03 %, porcentaje similar al registrado en 2018.

El Ministerio recuerda en un comunicado que el certificado es un documento gratuito, expedido por vía telemática o presencial, y permite acreditar que se carece de antecedentes de delitos de naturaleza sexual para poder trabajar en actividades que impliquen un contacto habitual con menores: campamentos, piscinas, academias, rodajes, etc. El año pasado se solicitaron en concreto 2.679.931 certificados, el 85 % vía telemática. En Asturias se solicitaron 16.162 de forma presencial y otras 4.265 de forma telemática.

En el Registro Central de Delincuentes Sexuales se incluyen los datos de la identidad y del perfil genético de las personas condenadas mediante sentencia firme por los delitos contra la libertad e indemnidad sexual y trata de seres humanos con fines de explotación sexual, incluida la pornografía. Su objetivo, destaca Justicia, es evitar que los condenados puedan realizar actividades o ejercer profesiones u oficios en contacto con menores.

Así será la nueva Ley de Protección a la Infancia

javier becerra

La prescripción de los delitos no empezará a contar hasta que la víctima cumpla 30 años y se contemplan los delitos por Internet

El próximo martes se aprobará la Ley de Protección a la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia. Se trata de uno de los proyectos estrella del Gobierno cuya puesta en marcha se retrasó debido a la pandemia del coronavirus. En ella se plantean nuevos aspectos y modificaciones de los ya existentes para dotar de una mejor seguridad jurídica a los menores. Está compuesta de 58 artículos e incluye una concepción amplia de la violencia que abarca cualquier tipo de maltrato físico, psicológico y emocional, incluidos los castigos físicos o el trato negligente. Estas son algunas de sus claves.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El registro de delitos sexuales impidió a 651 personas trabajar con menores en 2019