Rincones de Asturias que no traen cola ni aglomeraciones

Estos son algunos de los lugares para disfrutar del Principado sin masificaciones

Cascada del Cioyo en Castropol
Cascada del Cioyo en Castropol

Redacción

Las playas llenas de gente en cuanto asoma un rayo de sol es la tónica de cada verano no solo en Asturias, sino en todo el país. No a todo el mundo le gustan estas masificaciones, y presumiblemente este año, con el coronavirus aún acechando, evitar este tipo de playas será una de las estrategias de los veraneantes y locales en el Principado. Para saber cuáles son algunas de las alternativas a los extensos arenales asturianos, te dejamos una lista con diez ríos, cascadas o playas fluviales en los que es probable que la tranquilidad sea fácil de encontrar.

Oásis de agua dulce en Taramundi

La cascada Salgueira es una escultura de agua y piedra en pleno concejo de Taramundi, inmersa en la Ruta del Agua. Esta ruta, que realiza un recorrido circular de 13 kilómetros que parte de la capital del concejo, es asequible para realizar en familia, con los mas pequeños de la casa. El recorrido no tarda en llevarte hasta la ubicación de la misma, y su imagen te asombrara por la grandeza de esta caída de agua.

Cascada La Salgueira
Cascada La Salgueira

Un baño en una presa

En Cangas a falta de playa, buena es una tarde de baño en una presa. La Asociación de Amigos del Narcea propuso reutilizar la zona para el disfrute de los vecinos, tras quedarse obsoleto el molino para el que el agua había sido canalizada. Tras rehabilitarlo, el terreno alrededor de la zona pasó a ser una zona verde para tomar el sol durante el verano, y la presa está disponible para darse un chapuzón en los días más calurosos.

Piscina fluvial La Presa de Cangas del Narcea
Piscina fluvial La Presa de Cangas del Narcea

Los dos pequeños tesoros llaniscos

Si a pesar de todo tu preferencia sigue siendo el agua salada, la arena y el oleaje, quizás tu sitio se encuentre en Llanes. En el concejo podemos encontrarnos con dos pequeñas playas a las que el mar llega a través del roquedo. Y aunque te arriesgues a que haya días en los que el mar llegue, o no, siguen siendo una gran experiencia visitarlas. Hablamos de las playas de Gulpiyuri, en Naves, y el Cobijeru, en Buelna. Apenas 25 kilómetros de distancia separan estos dos arenales, y por su pequeño tamaño no son viables las aglomeraciones, aunque precisamente por esto mismo es probable que debas madrugar para hacerte con una buena posición.

Playa de Gulpiyuri
Playa de Gulpiyuri

Una playa en Aller

Aunque el concejo se encuentra a 70 kilómetros de la costa asturiana, también se las ha arreglado para tener su propia playa. En la localidad de Llanos aprovecharon el paso del río para habilitar una zona recreativa en la que sus vecinos puedan pasar una buena jornada al sol, bañándose en las cristalinas aguas que bajan de la montaña. Además en las inmediaciones se haya un restaurante, que habilita barbacoas, mesas y sombrillas para que la jornada de los bañistas sea redonda.

Playa fluvial de Aller
Playa fluvial de Aller

Una impresionante cascada en Los Oscos

En Los Oscos, un remanso de paz dentro del Principado, podemos encontrarnos con La Seimeira, una enorme cascada a la que se accede a través del área recreativa ubicada entre Santa Eulalia de Oscos y la aldea de Pumares. A través de una ruta a pie de río, que atraviesa el pueblo abandonado de A Ancadeira, podrás disfrutar de unos sobrecogedores paisajes naturales. Más adelante, podrás disfrutar, y oír desde la lejanía, la Seimeira, una caída de agua de unos 20 o 30 metros.

La Seimeira
La Seimeira

La olla de San Vicente

En Cangas de Onís podrás disfrutar de un agradable paseo en familia bordeando el río Dobra, a través de una sencilla ruta que desemboca en la olla de San Vicente. Una corta caminata, de menos de una hora, cuya recompensa serán las cristalinas aguas de esta olla, precedida por cascadas y rápidos, que te invitará a darte un tranquilo baño. Bien es cierto que suele ser una concurrida zona, sobre todo por grupos de gente joven que acuden hasta la zona para saltar desde las piedras a la olla, pero a pesar de ello, la tranquilidad está asegurada.

Olla de San Vicente

Una piscina de agua salada con vistas al mar

La playa de Tapia de Casariego puede ser una buena opción para disfrutar de un día de sol, pero si buscas la tranquilidad, y un lugar al que acudir sin peligro con los más pequeños de la casa, la piscina natural que flanquea esta misma playa puede ser una buena opción. Hace varios años se construyó esta piscina, con vistas al oleaje y con la propia agua del mar, rodeada por el roquedo natural de la zona.

Piscina natural de Tapia de Casariego

Una ruta con final feliz

Las rutas cada vez son un reclamo mayor tanto en el Principado como fuera de él. En el caso de Asturias, la Ruta del Cares es una de las más conocidas tanto por los lugareños como por quienes acuden hasta la comunidad para hacer turismo. Tras las tres o cuatro horas que se tarda en recorrer los doce kilómetros de la ruta, también conocida como Garganta Divina, se llega al río Cares, en cuyas aguas podrás refrescarte tras varias horas de camino, y preparándote para la vuelta.

Río Cares

Un baño a pie de montaña

Si lo tuyo es el turismo de montaña, pero un día caluroso te invitaría a darte un buen baño, quizás el área recreativa de Folgueirou, en el concejo de Illano, sea tu sitio. Rodeada de bosques y naturaleza, donde los días de sol el calor aprieta, podrás disfrutar de una fantástica piscina para refrescarte y sentir la calma lejos del ruido de la ciudad y el bullicio de las playas.

Área de Folgueirou
Área de Folgueirou

Un baño en las cascadas del corazón de Asturias

Apenas a 14 kilómetros escasos de Oviedo se encuentra un tesoro natural en pleno Valle de Trubia. Allí, en pleno bosque, el río Trubia y el Guanga se unen para dar paso a una sucesión de cascadas, alguna de ellas doble, que dan una imagen se selva cantábrica en pleno centro del Principado. Las cascadas de Guanga se encuentran en un enclave en el que, además de refrescarte, podrás adentrarte en un auténtico bosque atlántico, donde abundan robles, castaños, abedules, helechos, etc. Para acceder hasta ellas deberás realizar una ruta, que bien puede ser lineal o circular, de unos 5 kilómetros aproximadamente.

Cascadas de Guanga, en el concejo de Oviedo
Cascadas de Guanga, en el concejo de Oviedo
Comentarios

Rincones de Asturias que no traen cola ni aglomeraciones