Visitas de familiares prohibidas, comprobación diaria del estado de salud... así serán los campamentos de verano en Asturias

El Principado publica un detallado protocolo para la organización de actividades al aire libre para menores de 30 años en los que se incluya pernoctación

Imagen de archivo de un campamento, el verano pasado
Imagen de archivo de un campamento, el verano pasado

oviedo

La era poscoronavirus exige la adaptación a la nueva realidad de todas las actividades en las que exista el contacto entre personas. Desde la reapertura de las escuelas y las guarderías a los aforos de los bares o restaurantes pasando por las visitas al médico. Hasta que se encuentre una vacuna o un tratamiento efectivo contra la Covid-19, todo ha cambiado. Y, por eso, el Principado ha publicado una resolución en la que fija los criterios de obligado cumplimiento para todas las actividades al aire libre en las que participen menores de treinta años que impliquen pernoctación y cuya duración sea superior a cuatro días continuados. Entre las más llamativas, la prohibición de visitas de familiares, la obligación de tener un responsable de seguridad e higiene, el límite de 250 participantes o la comprobación diaria del estado de salud de los participantes y del equipo de monitores.

El Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA) recoge la regulación de los campamentos, colonias, campos de voluntariado o trabajo, acampadas itinerantes o actividades mixtas en las que participen menores de treinta años, en número superior a seis, que impliquen pernoctación y cuya duración no sea inferior a cuatro días continuados. La nueva normativa detalla el protocolo de actuación y las medidas preventivas para evitar contagios. Las más generales, pero en las que hace hincapié en varias ocasiones, son el mantenimiento de la distancia de seguridad de metro y medio, la higiene de manos o el uso de mascarillas (que deben ser facilitadas por los organizadores). Pero hay muchas más.

En cuanto a las medidas específicas de este tipo de actividades, el Principado señala que para poder participar es necesario no estar enfermo de coronavirus ni tener sintomatología compatible con la enfermedad (fiebre, tos, dificultad respiratoria, malestar, diarrea...) y no convivir o tener un contacto estrecho con ninguna persona que haya dado positivo confirmado o que tenga sintomatología compatible con Covid-19 en los 14 días anteriores al inicio de la actividad.

Los organizadores tendrán la obligación de nombrar un responsable de seguridad e higiene y de asegurarse que en el desarrollo de las actividades no se comparta material o equipamiento. Ese responsable será la persona encargada de asegurarse de que, ante la presencia de síntomas en participantes, el afectado abandone el centro o grupo a la mayor brevedad, se traslade a su domicilio y contacte con su servicio de salud. En caso de observar más de una persona del grupo con síntomas similares, deberá notificarlo al centro de salud correspondiente o al sistema de información que determine el servicio de vigilancia epidemiológica. Si los síntomas se observaran en miembros del equipo de monitores o personal auxiliar, se contactará de inmediato con la Dirección General de Salud Pública o centro de salud correspondiente.

Para el inicio de la actividad, se procurará la llegada escalonada de participantes para evitar aglomeraciones, y las zonas de la actividad serán delimitadas con claridad, diferenciando los espacios de cada grupo, los de actividades, los comunes, los de entrada y salida. El máximo de participantes será de 250. También se reforzarán los mensajes y cartelería recordando los comportamientos, distancia de seguridad y medidas de higiene a cumplir.

Grupos de hasta 25 personas

El programa de actividades deberá desarrollarse en grupos de hasta veinticinco personas, más integrantes del equipo de monitores, guardando la ratio monitores/participantes de uno por cada diez y evitando, en la medida de lo posible, el contacto entre los demás grupos. Quienes compartan habitación deberán integrarse en el mismo grupo durante el desarrollo del programa de actividades y se comprobará diariamente el estado de participantes y equipo de monitores por los responsables de seguridad e higiene.

Material individual

El Principado también fija que en el comedor se mantendrá la distancia interpersonal entre comensales de un metro y medio, para lo que se establecerán los turnos necesarios hasta completar el servicio. Cada persona dispondrá de platos, vasos y cubiertos individuales, y se evitarán los utensilios de uso compartido (bandejas, cestas de pan, etc.). En caso de utilizarse jarras de agua, serán servidas por los monitores o un único participante responsable.

Otro de los aspectos que recoge la normativa es que las tiendas de campaña se ocuparán individualmente y que las asignaciones de cama, litera, tienda de campaña o compartimento individual se mantendrán durante todo el tiempo que dure la actividad. Además, quedan totalmente prohibidas las visitas de familiares mientras dure la actividad.

Comentarios

Visitas de familiares prohibidas, comprobación diaria del estado de salud... así serán los campamentos de verano en Asturias