Así consiguió Asturias ser un territorio libre de coronavirus

ASTURIAS

Técnicos sanitarios del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), trabajan en el interior de la cabina de seguridad del laboratorio de virología de este centro de referencia del Principado
Técnicos sanitarios del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), trabajan en el interior de la cabina de seguridad del laboratorio de virología de este centro de referencia del Principado J.L.Cereijido

El Gobierno regional apunta a un cóctel de medidas que abarca desde la calidad de las pruebas PCR a la anticipación en la toma de medidas y también el aislamiento

04 jul 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

«No todo se ha debido al aislamiento porque ha habido otras zonas geográficas similares en nuestro país con más casos». El que habla es Rafael Cofiño, director de Salud Pública del Principado, intentando describir por qué Asturias es, en estos momentos, un territorio libre de coronavirus, después de más de tres semanas sin un solo positivo. Recalca esa circunstancia temporal, el «en estos momentos», porque reconoce que el Gobierno asturiano trabaja sobre la hipótesis previsible de un rebrote y de una segunda oleada en otoño. De hecho, esta semana ha saltado la alarma con el caso de una asturiana que reside en Ribadeo pero que tiene su tarjeta sanitaria en Asturias. Así que cuando habla de las claves para entender cómo la región ha puesto contra las cuerdas al coronavirus, cita razones geográficas, la anticipación en la toma de decisiones, la vigilancia epidemiológica estrecha, la buena labor asistencial y el meritorio comportamiento ciudadano.

Los datos, a fecha 3 de julio, son contundentes. En una población de algo más de un millón de habitantes, se han confirmado 2.435 positivos y se han producido 338 fallecimientos. Otro dato importante para completar la radiografía son las muestras procesadas. Se han realizado 221.555 análisis para determinar la presencia de COVID-19, 131.276 son PCR. Por número de habitantes, el Principado se coloca a la cabeza en el mundo.

Volviendo al principio, ¿cómo ha llegado una pequeña región, con una economía que no pasa por su mejor momento y una población envejecida y vulnerable al coronavirus a esta situación? Las claves las ha enumerado Cofiño, que se ha convertido en una de las caras más visibles en esta crisis, junto con el consejero de Sanidad, Pablo Fernández Muñiz.