Siete refugios sin cobertura para desconectar de la sobreexposición de la tecnología

Planes para disfrutar de las relaciones cara a cara, tras varios meses permanentemente conectados a los dispositivos electrónicos

Refugio de Brañagallones
Refugio de Brañagallones

redacción

Durante tres meses, amigos, parejas, familiares y todos aquellos a los que unía algún tipo de relación han permanecido separados, sin contacto alguno, más allá del que han podido brindar las tecnologías. Las videollamadas se han convertido en las verdaderas protagonistas de este confinamiento. Así, entre el teletrabajo, las videollamadas con conocidos, las horas viendo la televisión o alguna serie en el ordenador, apenas nos hemos desconectado, más allá de para dormir. Ahora, con la llegada del verano, diferente pero verano a fin de cuentas, nadie cuenta entre sus planes permanecer enganchado a la tecnología. Es el momento de contrarrestar las horas dedicadas a los dispositivos y pasar nuestro tiempo con amigos y familiares. Y Asturias es un paraíso de rincones sin cobertura para disfrutar de las relaciones cara a cara. Aquí, os traemos siete refugios donde el 4G es una mera ilusión. 

Refugio de La Tenerosa

Situado en la bajada de La Terenosa, próxima al Collado de Pandébano, sirve de punto intermedio entre los Invernales de Texu y la Vega de Urriellu, este refugio es el lugar ideal para conectar con la montaña, sin conectarse a Internet. Cuenta con un total de 20 plazas para pasar la noche a una altitud aproximada de unos 1.300 metros. Un lugar donde la atención y los servicios están a la altura de las vistas. La llegada al local ha de ser a pie siempre, tardando desde 45 minutos si sales desde Pandébano hasta dos horas y media desde Poncebos, pasando por una hora si inicias la marcha desde Bulnes y una hora y media si lo haces desde Sotres.

Refugio La Tenerosa
Refugio La Tenerosa

Refugio del Meicín

En pleno corazón del macizo de Ubiña, a una altitud de 1.560 metros, el viajero se encuentra con el refugio del Meicín. Con capacidad para un total de 45 personas en dos habitaciones con literas, se puede disfrutar de unos días de desconexión sin wifi ni cobertural. Las posibilidades que se presentan son innumerables, desde un paseo para toda la familia, hasta escaladas con alto grado de compromiso, pasando por la fotografía de naturaleza, la fotografía nocturna y una larga lista de etcéteras. El acceso más cómodo y rápido parte del pueblo de Tuiza de arriba (1.230 metros), que se encuentra en la carretera que une Campomanes con el puerto de la Cubilla, allí existe un aparcamiento y en un paseo de unos 50 minutos, el viajero encontrará en el refugio.

Refugio del Meicín
Refugio del Meicín

Refugio Vega de Urriellu

El actual edificio se construyó a lo largo de los veranos y otoños de 1989 a 1990. El transporte de materiales fue realizado por un helicóptero Chinouk del Ejército de Tierra y otros alquilados. Su inauguración tuvo lugar el 14 de Octubre de 1990. Con esta historia el viajero puede disfrutar de este refugio situado a los pies del pico del que toma el monte y cuenta con 96 plazas en literas corridas, repartidas en 4 habitaciones de 24 plazas. La conexión es de uso exclusivo para la gerencia y únicamente para casos de trabajo o emergencias. Así, los amantes de la desconexión y la naturaleza podrán disfrutar de las vistas sin pantallas de por medio.

Refugio de Urriellu
Refugio de Urriellu

Refugio de Vegarredonda

Este refugio está situado en la majada del mismo nombre, en el Macizo Occidental o de Covadonga, dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa, a una altura de 1.460 metros. Es una construcción del año 1987, aunque anteriormente existía un pequeño refugio situado un poco más arriba que el actual, y que sirvió de Polvorín durante la Guerra Civil española. Actualmente, este local consta de dos edificios con una capacidad total de 58 camas para disfrutar de la naturaleza sin tener que preocuparse por el buzón de entrada del correo electrónico.

Refugio de Vegarredonda
Refugio de Vegarredonda

Refugio de Vega de Ario o Marqués de Villaviciosa

A 1.630 metros, tiene una localización perfecta tanto para los que hacen grandes recorridos como para los que solamente quieren darse un paseo por Picos y disfrutar de una buena comida. El enclave hace que el refugio posea una de las mejores vistas de Los Picos, desde allí se puede observar el macizo Central o de los Urrieles donde destacan las cumbres del Torrecerredo, Llambrión o el Tesorero, entre otros. Una ubicación perfecta donde descansar, reponer fuerzas y pasar un rato muy agradable y hogareño, tranquilamente, sin tener que mirar el móvil cada cinco minutos. 

Refugio de Vega de Ario
Refugio de Vega de Ario

Refugio Brañagallones

Situado en el circo de Brañagallones, un entorno natural único y excepcional, que es, además, Reserva de la Biosfera, se encuentra el Refugio Brañagallones. El lugar óptimo para desconectas, pues no se puede encontrar cobertura en un radio de unos cuatro kilómetros, aproximadamente. Solo existe una red Wifi para uso exclusivo laboral y no se facilita a los clientes, por lo que si el viajero quiere desconectar, este es el lugar idóneo para hacerlo.

Refugio de Brañagallones
Refugio de Brañagallones

Refugio de Jou de los Cabrones

Se encuentra a más de 2.000 metros de altitud, en el Macizo Central de los Picos de Europa. Quizás por ese motivo es considerado como el refugio de montaña más aislado de España. Para aquellos que lleguen y no conozcan el lugar, hay un cartel en la entrada que deja claro el lugar en el que se adentran: «No tenemos Wifi, por favor, hablen entre ustedes», se puede leer en el mismo. Esta zona totalmente libre de tecnología, es perfecto para disfrutar del contacto cara a cara y sin pantallas de por medio, tras varios meses pegados a ellas. 

Refugio Jou de los Cabrones
Refugio Jou de los Cabrones

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Siete refugios sin cobertura para desconectar de la sobreexposición de la tecnología