El motor industrial de Asturias, preparado para una segunda oleada de coronavirus

El nivel medio de actividad en la actualidad es del 74%. Se mantiene el 85% de los trabajadores

Trabajador en una industria.
Trabajador en una industria.

El presidente de la patronal del metal de Asturias, Guillermo Ulacia, ha hecho balance de la «tremenda crisis sin precedentes» vivida a causa de la pandemia de la COVID-19, y ha asegurado que el sector ha aprendido la lección. En el caso de que se produzca una segunda ola de la pandemia «ya se sabe la manera de mantener la actividad industrial».

Sobre esta cuestión, Ulacia ha resaltado que las empresas fueron capaces de crear entornos de trabajo «suficientemente controlados» para que no se generaran incidencias en la salud de los trabajadores. «El futuro de la industria es la solución al desafío post-COVID», ha indicado el presidente de Femetal.

«La crisis tuvo un efecto muy rápido y muy negativo» en la economía y la sociedad, pero se ha aprendido que para una rápida recuperación es preciso una capacidad de reacción rápida ante situaciones imprevistas, un elevado potencial de colaboración entre las empresas y las persona que la integran.

Ha augurado, asimismo, que esta pandemia va a acelerar los grandes desafíos transformadores del sector, por lo que será preciso impulsar nuevas políticas activas de empleo y reforzar la formación a lo largo de la vida profesional y adquirir nuevas competencias.

En cuanto a la situación actual del sector en Asturias, ha apuntado que el nivel medio de actividad es del 74% de su capacidad respecto a momentos antes de la crisis. Los empresarios aducen para ello a factores como la debilidad de la demanda, el aumento de la morosidad comercial, la bajada de la actividad de sus principales clientes o la interrupción de la cadena de suministros.

Con todo, y de cara a próximos meses, más del 50% estima mantener el nivel de actividad actual. Respecto al empleo, se mantiene el 85% de los trabajadores, de los que solo un 4% está en modo de teletrabajo. Unido a ello, desde la crisis, un 36 por ciento de empresas se han acogido a un ERTE del que ya han salido un 40 por ciento. La mitad de las empresas que lo mantienen lo hacen para la totalidad de la plantilla y el resto parcialmente.

Asimismo, un 70% de las empresas consideran que perderán sobre un 39% de la facturación aunque un 38% creen que tendrán un año positivo. Ha remarcado que más de la mitad de las empresas tiene previsto reducir las inversiones en los próximos meses frente a un 6% que confía en aumentarlas. En cuanto a las exportaciones, el 42% han rebajado su volumen desde el pasado marzo, mientras que un 53% ha sido capaz de mantenerlo.

Desaceleración del sector

Ulacia, por otro lado, ha apuntado que si bien ya habían notado una ligera desaceleración, con un descenso del Índice de Producción Industrial de Asturias del 4,8 por ciento a principios del año, esta bajada se multiplicó por cinco de marzo a mayo, hasta rebajarse este índice en un 24,2 por ciento de media respecto al año anterior.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El motor industrial de Asturias, preparado para una segunda oleada de coronavirus