Asturias aspira a 1.500 millones de euros de los fondos europeos

Tras consolidarse el acuerdo de la Cumbre de los 27, el Principado deberá presentar la próxima primavera su hoja de ruta de transición verde


En Europa nadie gana ni pierde del todo nunca. Las larguísimas negociaciones entre jefes de Estado debe además se matizadas después por el Parlamento y la Comisión Europea y todavía queda mucha letra pequeña por escribir en los proximos meses. Sin embargo, el eurodiputado asturiano, Jonás Fernández, se mostraba ayer razonablemente satisfecho por el resultado final de la ultima sesión maratoniana de la cumbre de los 27, «es un día histórico, yo creo que desde la entrada del euro no ha habido otro paso tan trascendente como este acuerdo que supone la emisión de deuda de 750.000 millones, es un cambio de naturaleza de la Unión que no se pudo dar hace diez años en la crisis anterior, que no se quiso dar pero que ahora ha salido adelante». Y no es pequeño por el impacto que puede tener en Asturias.

Por una lado, Fernández resaltó que este fondo adicional ha cambiado la tendencia a la baja que se intuía en los presupuestos para partidas tan relevantes en el Principado como la PAC o el Fondo Pesquero. Por otro lado porque se consolida la manera en la que se articulará el anhelado fondo para las regiones en transición energética y que para Asturias pueden suponer alrededor de 1.500 millones de euros hasta el año 2030. 

«Asturias necesita un plan de Transición donde la región recoja una hoja de ruta de aquí a 2030 analizando cómo vamos a actualizar nuestra economía para cumplir con la reducción de las emisiones, eso tiene que ver con la reducción de las emisiones de industria pero tiene que ver también con la movilidad, tiene que ver con la eficiencia energética, es un plan amplio», destacó Fernández quien explicó que deberá presentarse antes de la próxima primavera y que, si supera el examen de la comisión, permitiría a Asturias optar a cada de unas de las tres «ventanillas», los tres pilares en los que se reparte este gran fondo.

El eurodiputado indicó que por la parte del tercer pilar, el crédito al sector empresarial, a Asturias le corresponderían alrededor de 800 millones (sujetos a que el sector privado presente sus proyectos); el segundo pilar sería para las inversiones estrictamente públicas y ascendería a algo más de 300 millones. El terer bloque, un fondo abierto tanto a inversiones públicas como proyectos para empresas, espera que llegue con un monto para España de unos 900 de los que a Asturias podrían corresponderle hasta 400. Unos 1.500 millones en números redondos, siempre sujetos a modificaciones del europarlamento y que, en todo caso requieren que se presenten iniciativas concretas en las que la participación de los agentes sociales, sindicatos, pero sobre todo empresarios, deben mostrar sus cartas antes de iniciar la partida. 

Respecto al preacuerdo cerrado en la Cumbre de los 27, Jonás Fernández, indicó que «de los 750.000 millones de euros que son complementarios al presupuesto normal de la UE, una parte muy sustancial va a ir destinada a los fondos de cohesión. Los fondos de cohesión se van a fortalecer en 47.000 millones de euros y de ese dinero a España le tocan 12.400 adicionales en fondos FEDER de tal manera que lo que es la política de cohesión incrementa el apoyo europeo y Asturias recibe bastante dinero de estos fondos».

La parte más dura de la negociación ha sido el instrumento para hacer que buena parte del gran fondo de ayuda de 7.500 millones llegue a los gobiernos, si a través de préstamos o a fondo perdido y con qué condiciones. En este sentido, Fernández señaló que «el grueso va a lo que se llama la Facilidad para la Recuperación y la Resilencia y España tendría acceso a unos 140.000 millones adicionales, que es un 14% del PIB español. Esos programas estarán sujetos a los proyectos que tenga el gobierno nacional pero el impacto llegará a todas las comunidades, entre ellas Asturias. Veremos a ver cuáles son los proyectos que presenta el gobierno pero tendremos acceso también a nuestra parte alícuota y cuya mayor parte, más de la mitad, van a ser subvenciones».

El presidente del Principado, Adrián Barbón, consideró que el fondo de 750.000 euros con el que se pretende estimular la economía de los países comunitarios supone el «mayor salto adelante en el proceso de construcción europea en décadas».

En un mensaje difundido a través de las redes sociales, el jefe del Ejecutivo asturiano defendía así el fondo de 390.000 millones de euros en subvenciones y 360.000 millones en créditos que la Unión Europea va a destinar a afrontar la crisis social y económica generada por el coronavirus.

Para Barbón, del acuerdo alcanzado en esta cumbre europea lo más destacable es que se vaya a proceder a la emisión de deuda comunitaria para financiar el fondo.

«Frente al austericio, ¡más Europa!, ha señalado el presidente regional.; según recogió EFE. Por su parte, el presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), Belarmino Feito, consideró que los fondos para la reconstrucción económica y para la transición energética dispuestos desde la Unión Europea son «el último tren» al que podrá sumarse el Principado para garantizar su futuro.

Después de que la última cumbre europea haya aprobado un fondo de 750.000 euros para hacer frente a los daños provocados en la economía por la pandemia del nuevo coronavirus, el presidente de la patronal asturiana ha señalado que estaban esperando que el acuerdo se alcanzase cuanto antes porque tanto el gobierno central como el autonómico, «puede decirse que se encuentran en una situación de emergencia presupuestaria».

Aunque aún se desconocen las contrapartidas y condiciones a cumplir para optar a esos fondos, Feito ha incidido en que espera que «se empleen con eficacia y respondan para lo que fueron diseñados».

«Asturias está ante el último tren, con los fondos de reconstrucción y de transición. Son una nueva oportunidad para Asturias y de cómo seamos capaces de utilizarlos va a depender definitivamente su futuro a largo plazo», ha afirmado

Comentarios

Asturias aspira a 1.500 millones de euros de los fondos europeos