Educación rectifica y concederá ayudas extra a la concertada para el próximo curso

La consejera negocia con patronal y sindicatos la cuantía

La consejera de Educación, Carmen Suárez, comparece ante la comisión de estudio de la gestión de la crisis sanitaria de la Junta General del Principado
La consejera de Educación, Carmen Suárez, comparece ante la comisión de estudio de la gestión de la crisis sanitaria de la Junta General del Principado

Oviedo

La consejera de Educación, Carmen Suárez, ha asegurado que el próximo curso escolar la escuela concertada sí que va a recibir ayudas extra para hacer frente a los gastos añadidos derivados de la COVID-19, pero que su cuantía aún está siendo objeto de negociación con los sindicatos y la patronal. «Estamos en muy buen camino y en disposición de negociar» la «propuesta razonable» que desde los colegios concertados han hecho llegar hace unos días y que aún está siendo objeto de estudio, ha afirmado la consejera, tras incidir en que su departamento «no va a dejar aparcados» a esos centros.

La prioridad para este Gobierno es la enseñanza pública, «pero eso no significa que se vaya a abandonar a la concertada», ha subrayado tras recordar que se están cumpliendo todos los acuerdos de un convenio del que se benefician unos 32.000 alumnos y al que el Principado destinará un mínimo de 548 millones de euros en el periodo 2017-2023. La concertada, que ha iniciado movilizaciones, viene reclamado desde hace semanas al Principado ayudas que permitan a sus colegios contratar a más personal para poder desdoblar aulas y poder cumplir con las exigencias sanitarias derivadas de la pandemia del nuevo coronavirus durante el próximo curso. Estos colegios se consideran discriminados por el hecho de que los 30 millones de euros del fondo estatal de compensación que va a recibir Asturias para compensar en el ámbito educativo los efectos derivados de la pandemia se vayan a destinar en exclusiva a los colegios públicos.

Suárez, que ha comparecido ante la comisión de estudio de la gestión de la crisis sanitaria de la Junta General del Principado, ha reconocido, por otra parte, que una de las mayores debilidades de la enseñanza no universitaria se encuentra en el proceso de digitalización, al que durante el próximo curso se dedicarán 3,5 millones de euros, frente a los 7,7 millones destinados a este capítulo en los últimos seis años. Tras agradecer el esfuerzo realizado por los 135.000 alumnos y 15.000 docentes que durante el último trimestre tuvieron clases telemáticas, ha incidido en que el gobierno asturiano ha hecho un «esfuerzo ímprobo» para garantizar que el próximo curso se desarrolle en «términos razonables y con la presencialidad máxima». A ese fin contribuirán, según Suárez, los 30 millones de euros adicionales que recibirá el Principado del fondo COVID y que permitirán efectuar unas 400 contrataciones a sumar a las 465 extraordinarias que ya se hicieron el pasado curso.

Según la consejera, el Gobierno ha hecho «el máximo esfuerzo» para rebajar de 25 a 20 la ratio máxima de alumnos por aula hasta cuarto de Primaria, pero «ni éste ni ningún otro» puede atender las peticiones sindicales para que no se superen los 15 alumnos por clase en todos los cursos, porque eso exigiría la contratación de miles de docentes. No obstante, ha incidido en que Asturias es una de las comunidades autónomas del país con menos alumnos por clase y que también será una de las escasas que el próximo curso escolar llevará a cabo una formación totalmente presencial, en la que el uso de la mascarilla será obligatoria dentro del aula, si no se puede garantizar la separación mínima entre alumnos.

La Consejería ha aportado sobre todo «trabajo y planificación», ha señalado Suárez en respuesta al portavoz de Vox, Ignacio Blanco, que planteó a la consejera que dimitiese por considerar que no ha cumplido con su obligación de organizar el próximo curso escolar cuando queda un mes para su inicio, un retraso que el portavoz de Foro, Adrián Pumares, ha calificado de intolerable. La diputada de Podemos Nuria Rodríguez, que ha incidido en que la petición de dimisión de la consejera es una cortina de humo en la que su grupo no va a caer, ha pedido una reducción mayor de ratio y la contratación de más personal interino para hacerlo.

Desde Ciudadanos, Luis Carlos Fanjul también ha asegurado que la programación diseñada es «un océano de dudas» y que va a estar vigilante para que se cumpla el compromiso de que «nadie se va a quedar» atrás, mientras que el portavoz de IU, Ovidio Zapico, ha dicho que también van a estar muy atentos al inicio del curso para ver si se cubren las necesidades de los centros especiales. Según Suárez, hay algunos flecos abiertos, pero la programación ya está diseñada de cara septiembre y se han dado una serie instrucciones al profesorado «en un correcto castellano», una frase con la que cuestionaba algunas críticas y que llevó a la diputada popular Gloria García a mostrar su indignación por considerar que era una falta de respeto a los docentes. La parlamentaria popular, que ha pedido también instrucciones claras para que el profesorado y las familias se sientan seguros, ha agradecido que la Consejería haya rectificado una decisión «injusta e ilegal» como era dejar sin ayudas a la concertada, informa EFE.

Comentarios

Educación rectifica y concederá ayudas extra a la concertada para el próximo curso