Dos localidades acaparan las viviendas vacacionales de lujo de la costa asturiana

La crisis de Covid-19 ha aumentado la demanda de alquiler de vivienda unifamiliar y alojamientos rurales

Gente pasea por la playa de Luanco, en un día soleado de invierno
Gente pasea por la playa de Luanco, en un día soleado de invierno

Redaccion

Las viviendas más caras de la costa asturiana son de dos tipos. Por un lado, pisos de entre 85 y 100 metros cuadrados útiles, con tres o cuatro dormitorios, terrazas y piscina comunitaria en urbanización cuyo metro cuadrado oscila entre los 2.000 y los 4.000 euros. Si son en primera línea de playa, en torno a 4.500 euros. Y, por otro, viviendas unifamiliares de entre 180 y 240 metros cuadrados construidos, también con tres o cuatro habitaciones y de obra nueva con precios a partir de los 700.000 euros.

Las primeras están en Gijón y, las segundas, en Luanco, que son las dos localidades en las que, según el informe Vivienda en la costa 2020 de Tinsa, se sitúan algunas promociones de lujo con precios altos y buenos ritmos de ventas. En las dos localidades, además, destaca la actividad promotora, aunque contenida, sobre la del resto de municipios costeros que se centra, además, en estas promociones de altas calidades, en bloque colectivo y unifamiliares.

Este informe analiza la situación del mercado vacacional en más de un centenar de localidades en la costa española con datos de obra nueva y de una encuesta realizada a técnicos locales de Tienda en el inicio de la desescalada de la pandemia de coronavirus, que en Asturias refleja que ha aumentado la demanda de alquiler de vivienda unifamiliar y también de alojamientos rurales, sobre todo de pisos de tres dormitorios en bloque colectivo y casas unfamiliares de tres o cuatro dormitorios.

El informe, respecto al stock de viviendas en venta, refleja que predomina obra nueva o de segunda mano de reciente construcción y con muy poco uso. En su mayoría, son viviendas de dos o tres dormitorios y en urbanizaciones privadas que se va vendiendo a un ritmo medio. No obstante, el mercado de alquiler vacacional resulta más relevante que el de compra, aunque este último ya presentaba indicios de recuperación el año pasado después de que hubiera tocado suelo en 2016.

La demanda de viviendas en la costa también se incrementa, pero en zonas puntuales. En este sentido, el informe destaca que el comprador actual de segunda residencia, en principio, no es tan vulnerable como el de la crisis de 2008, ya que ahora necesita menos financiación y cuenta con más recursos propios. Ese comprador es, principalmente, nacional y, en su mayoría, procedente de Asturias, Castilla-León y Madrid.

El precio medio del metro cuadrado en la costa asturiana ronda los 1.176 euros, con una caída del 2% respecto al mismo periodo (primer trimestre) de 2019. En la última década los precios bajaron un 36%. En Llanes, en donde la caída con respecto al 2019 es de un 14%, el precio del metro cuadrado se queda en una media de 1.237 euros. La bajada, en todo caso, en los últimos 10 años fue del 47%. En Gijón, con un precio medio actual de 1.386 euros, hay una ligera subida de décimas tras haber descendido casi un 37% en la última década.

Comentarios

Dos localidades acaparan las viviendas vacacionales de lujo de la costa asturiana