Envenenados, con lazos o a tiros: así mueren los osos cantábricos

Carla Vega REDACCIÓN

ASTURIAS

Oso pardo, especie en peligro de extinción
Oso pardo, especie en peligro de extinción Frank Tverran en Pixabay

Un estudio esclarece que la escasa población de este animal en la cordillera se debe principalmente al envenenamiento

05 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La población de osos en la cordillera Cantábrica se ha visto drásticamente afectada en los últimos años, y el ser humano tiene buena parte de la culpa de ello. Un informe elaborado por el abogado David de la Bodega, Carlos Cano, del Programa de Especies de WWF España, y Eva Mínguez¸ técnico superior de gestión y servicios comunes, así lo esclarece. Este trabajo, que lleva por nombre El veneno en España. Evolución del envenenamiento de la fauna silvestre (1992-2020), recoge la actual situación de diversas especies, entre ellas del oso pardo, catalogado ya como especie en peligro de extinción.

En el apartado que se dedica a este animal se afirma que los casos de envenenamiento en la zona afectan de forma crítica a la escasa población, y que la afección es aún más notoria si se suman las muertes por disparo. En total, han sido 41 los osos asesinados entre el 2000 y el 2018 en la Cordillera Cantábrica. Quince de ellos fallecieron víctimas del envenenamiento, y doce a disparos. Les siguen cuatro por haber caído en lazos, dos por atropello, y ocho más por causas desconocidas.

«Esta mortalidad elevada se viene reconociendo como la principal causa de que el oso no se recupere o lo haga de forma muy lenta en la zona oriental, a diferencia de lo ocurrido en la zona occidental. Es imprescindible y urgente incrementar las medidas preventivas y de vigilancia sobre el terreno y mejorar sustancialmente la gestión de la actividad cinegética, al ser el envenenamiento y la caza furtiva las principales causas de mortalidad no natural», especifican los expertos.