El incierto futuro del Materno: Infancia planifica una reestructuración y los sindicatos le acusan de querer cerrarlo

Susana D. Machargo

ASTURIAS

Una madre con su bebé
Una madre con su bebé

Derechos Sociales señala que potenciará el acogimiento temporal y dotará una garantía económica para estos menores en el presupuesto. UGT y USIPA anuncian el inicio de una negociación

04 ago 2020 . Actualizado a las 09:09 h.

El Principado planifica una reorganización de las políticas de acogimiento de menores pero los sindicatos denuncian el cierre encubierto del Centro Materno de Oviedo, que ha sido durante años un referente en la atención a la infancia, con unidades que han asistido a niños con edades comprendidas entre los 0 y los 18 años. La noticia ha saltado tras la celebración de una reunión a la que han asistido tanto el comité de empresa como la junta de personal y una amplia representación de la Consejería de Derechos Sociales y Bienestar. Lo que ha quedado claro en la reunión es que el plan de la administración pasa por reforzar el acogimiento familiar para evitar la denominada «institucionalización» de los menores y eso obligará a reordenar los recursos existentes. Queda por delante una negociación que comenzará en pleno mes de agosto y en la que se intentarán conjugar el interés de los menores con el del centenar de profesionales que trabajan en este terreno. .    

Los sindicatos UGT y USIPA han explicado que en la reunión se ha adelantado que la reestructuración de la actual red de atención a la Infancia implicará el cierre del Materno. Ambos han asegurado que durante el encuentro se les ha explicado que la reestructuración del sistema de acogimiento residencial de menores es imparable, que es necesaria para adaptarse a la Ley del Menor, que data del 2015, y que está amparada por expedientes de la Fiscalía de Menores, por el Defensor del Pueblo y por informes presentados incluso por personal del Materno Infantil que, según la consejería, señalan la necesidad dar a los menores soluciones familiares y estables. UGT ha calculado que esta reestructuración afectará a más de 90 trabajadores, entre funcionarios y laborales, fijos y eventuales, públicos y de empresas concertadas. 

Los sindicatos han recibido con sorpresa la propuesta del Gobierno asturiano, entre otras razones, porque se presenta por sorpresa y en pleno verano. A falta de datos más concretos, UGT ha adelantado que velará para que sus derechos sean respetados y para evitar la destrucción de empleo público. Usipa, por su parte, ha preguntado ya por los plazos que barajan para desmantelar el Centro Materno Infantil, ya que cerrar un equipamiento de esta envergadura requiere de planificación, tiempo y recursos. No ha obtenido, por el momento, respuesta. Los responsables de Usipa han reconocido que en el encuentro se les ha dicho que los cambios son «irrenunciables». Se ha concretado que todos los cambios vinculados con la gestión de personal se realizarán de acuerdo al convenio colectivo y manteniendo sus condiciones laborales y las categorías profesionales.