Los directores planifican horarios, grupos y entradas a ciegas

carmen liedo REDACCIÓN

ASTURIAS

 El colegio Fundación Masaveu de Oviedo
El colegio Fundación Masaveu de Oviedo J.L.Cereijido

El actual escenario, con las cifras de contagio de nuevo desbocadas, genera «incertidumbre» entre los equipos directivos, que critican «la falta de planificación y de información» a dos semanas del comienzo del nuevo curso

26 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Los centros educativos de enseñanza primaria y secundaria han empezado a planificar la vuelta a las aulas, pero lo están haciendo con las instrucciones de hace casi mes y medio y a duras penas por «la falta de información y la incertidumbre» en la que siguen las direcciones de colegios e institutos a dos semanas del teórico regreso de los alumnos a clase. Las miradas las tienen puestas en la conferencia interterritorial que los Ministerios de Educación y Sanidad mantendrán con los consejeros de las comunidades autónomas, comenta Milagros Madiedo, presidenta de la Asociación de Directivos del Principado de Asturias (Adespas), quien considera que será difícil organizarse en una semana cuando el escenario es variable y a estas alturas los centros ya deberían estar preparados y con los medios adecuados para afrontar diferentes escenarios. «Había margen para organizarse, pero la queja general ahora es de falta de planificación», traslada la misma.

«La sensación es de mucha incertidumbre y poca información», comenta la presidenta de Adespas, que señala que la organización que pueden estar haciendo los centros es según las instrucciones de julio «cuando la situación era diferente». Según traslada, «los centros se han molestado en tomar medidas», como habilitar dos entradas para no acumular alumnado, organizar diferentes horas de entrada o diseñar circuitos para caminar por los centros, pero asegura que hay medidas planteadas por la Consejería de Educación «que son imposibles de aplicar» en muchos centros, como mantener la distancia de 1,5 metros entre alumnos en aulas en las que va a seguir habiendo 25 alumnos. «Habrá aulas en las que la distancia será de medio metro, como mucho, por lo que es difícil mantener la distancia de seguridad», reprocha Milagros Madiedo, que también ve difícil que en un espacio así todos los alumnos vayan a aguantar seis horas con la mascarilla puesta. «Algunas de las medidas que se han planteado son poco realistas», lamenta la misma, que considera que se tendrían que haber pensado otras posibilidades, siempre prevaleciendo la educación presencial, como utilizar los espacios públicos disponibles que haya en el entorno de los colegios para hacer grupos más pequeños.

Falta de planificación percibe también la representante de Adespas en el planteamiento de un escenario combinado con educación presencial y telemático porque «no estamos preparados para eso». Y es que la misma apunta que para impartir clases por turnos, «que podría ser una opción, tendríamos que tener ya los medios en el aula para que quienes tuvieran que seguir la clase en streaming pudieran hacerlo con seguridad y como si estuvieran en el aula, pero no los tenemos», manifiesta la misma, que entiende que si para el alumnado de secundaria ya es difícil esa modalidad, para los de primaria «la educación online es mucho más complicada».