La desgarradora carta de agradecimiento de la familia de un niño fallecido en el Hospital de Arriondas

Los padres destacan el trato humano y familiar recibido por los profesionales del centro sanitario asturiano

Hospital de Arriondas
Hospital de Arriondas

redacción

El pasado 18 de agosto nuestra familia tuvo que vivir uno de los sucesos más tristes por el que unos padres pueden pasar, como es el fallecimiento de nuestro pequeño Juan, un niño de 10 años aquejado desde que nació de una grave enfermedad (parálisis cerebral severa por encelofatía provocada por toxoplasmosis congénita), contra la que Juan luchó como un auténtico valiente toda su difícil vida.

No por que fuera conocido por nosotros su prematuro final (anunciado incluso desde antes de nacer, pues su primer pronóstico fue que no sobreviviría al parto) estábamos realmente preparados para ese trance que, desde el principio, nos resistíamos a aceptar. Pero llegó. Y lo hizo estando toda la familia en nuestra segunda residencia en Piloña, donde pasamos cada año nuestras vacaciones desde hace veinte.

Cuando llegó la ambulancia, habíamos de decidir a qué hospital trasladar a Juan para acompañarle en sus últimos momentos, y optamos por el Hospital Francisco Grande Covián de Arriondas.

Nos gustaría agradecer públicamente el extraordinario trato humano y profesional que nos dio en todo momento todo el personal del hospital, donde encontramos una atención inmejorable. Como digo, no sólo en el aspecto profesional y sanitario -en el que la actuación de todos los profesionales, tanto sanitarios como de servicios complementarios fue impecable- sino, sobre todo, en el humano. Especial mención merece el agradecimiento que siempre tendremos a la doctora Helena Aparicio Casares, quien estuvo en todo momento a nuestro lado, dándonos toda la información y el apoyo que en esos duros momentos necesitábamos, con un tacto y un cariño realmente encomiables.

Nada puede aliviar la honda pena que inunda el corazón de unos padres cuando llega un momento tan terrible como tener que vivir el trance mortal de un hijo tan querido como lo es Juan, pero poder transitarlo estando asistidos de la mano del equipo profesional del Hospital del Oriente de Asturias fue una suerte para nosotros que nunca podremos agradecer lo suficiente.

Valgan estas líneas para ello.

Familia Ríos Medina. Juan José Ríos Zaldívar

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La desgarradora carta de agradecimiento de la familia de un niño fallecido en el Hospital de Arriondas