Los consejeros de Duro Felguera no podrán recibir bonus ni dividendos tras acogerse al rescate

La Voz

ASTURIAS

Duro Felguera
Duro Felguera

La ingeniería asturiana y Air Europa han sido las únicas compañías se que solicitado el fondo de ayuda estatal

08 sep 2020 . Actualizado a las 13:05 h.

Air Europa, aerolínea del Grupo Globalia, y la ingeniería asturiana Duro Felguera son las dos únicas empresas que se han acogido hasta la fecha al fondo de rescate de empresas estratégicas habilitado por el Gobierno y dotado con 10.000 millones de euros, informaron a Europa Press en fuentes gubernamentales.

En concreto, Air Europa ha solicitado formalmente la inyección de 400 millones de euros, mientras que Duro Felguera ha pedido a este mecanismo respaldo financiero por 100 millones de euros.

Pese a que solo estas empresas son las únicas que han presentado formalmente su solicitud en el registro del fondo, ha habido más compañías que se han interesado en conocer las condiciones que deben cumplir para acogerse a esta ayuda temporal y se han puesto en contacto con el consejo gestor.

El hecho de que el consejo gestor del fondo quedara constituido el 31 de julio y que agosto sea considerado un mes inhábil en términos administrativos ha podido influir en que el número de empresas acogidas sea de momento tan escaso, además de las estrictas condiciones exigidas.

El fondo está dotado inicialmente con 10.000 millones de euros y ayudará a compensar el impacto de la emergencia sanitaria en el balance de empresas solventes consideradas estratégicas para el tejido productivo y económico.

La financiación de operaciones con cargo al fondo se configura como una intervención temporal y de último recurso una vez constatada la imposibilidad del beneficiario de mantener su actividad en ausencia de apoyo público.

Es el caso de Air Europa, una de las aerolíneas españolas fuertemente golpeadas por la paralización de operaciones derivada de las medidas para contener la pandemia, que ha solicitado formalmente una inyección de 400 millones de euros para poder mantener sus actividades durante este periodo de incertidumbre y seguir aspirando a ser absorbida por Iberia, tal y como acordaron a finales de 2019.

La compañía confiaba en que en septiembre se reactivaran sus operaciones en Europa y otros destinos clave como Cuba y República Dominicana, pero los rebrotes han dado al traste con sus planes y ya baraja pérdidas para todo el ejercicio de en torno a los 500 millones de euros, lo que podría situarla en causa de disolución, dado que su patrimonio apenas roza los 90 millones de euros, tal y como avanzaba este lunes El Confidencial.