El acusado de fabricar un artefacto explosivo acepta tratamiento psiquiátrico

Se enfrenta a una pena de un año de cárcel y cinco de libertad vigilada

Audiencia Provincial de Oviedo
Audiencia Provincial de Oviedo

Redacción

El acusado de fabricar un artefacto casero en su vivienda en Tudela Veguín ha aceptado este martes una pena de un año de cárcel y otros cinco de libertad vigilada, con obligación de someterse a tratamiento psiquiátrico ambulatorio, tras alcanzar un acuerdo con la Fiscalía que le ha aplicado la atenuante muy cualificada de trastorno mental.

El Ministerio Fiscal ha informado favorablemente a la suspensión de la pena durante tres años condicionada a que no delinca y al seguimiento del tratamiento ambulatorio, ante el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo, según han explicado a Efe fuentes de la Fiscalía.

El acuerdo alcanzado hoy en la Audiencia implica además la prohibición al acusado de tenencia y porte de armas durante cuatro años. La Fiscalía, que solicitaba inicialmente una pena de cuatro años de cárcel y siete de prohibición de utilizar armas, ha rebajado la pena al apreciar en su conducta una alteración psíquica que alteró su comportamiento el 19 de diciembre de 2018, cuando fabricó un explosivo incendiario.

Este artefacto estaba compuesto por dos garrafas que contenían una mezcla de aceite y gasolina, de las que salía un cable eléctrico que llegaba al interior de la casa a través de una ventana. Los vecinos del acusado alertaron a los agentes de la Guardia Civil de Tudela Veguín, que, al acudir a la vivienda, encontraron en una carbonera situada al lado de la puerta de entrada además del explosivo casero un aerosol de insecticida casero, una fiambrera con lo que parecía ser carbón, un bote de flux, una sustancia arenosa, una bombona de gas butano pequeña desechable llena de clavos y tornillería metálica.

El acusado padece un trastorno por consumo de tóxicos, tipo cannabis y, según el escrito de la Fiscalía, sufrió un brote psicótico, con ingreso hospitalario durante dos meses, y siguió tratamiento psiquiátrico ambulatorio. En el momento de ser reconocido, el 12 de marzo de 2019, se mostraba «desconfiado, con estado de ánimo angustiado y ausencia de conciencia de enfermedad», añade el escrito.

El acusado, además, tiene limitadas las cualidades y condiciones para actuar de forma consciente y libre, por lo que la acusación ha interesado que siga un tratamiento y esté bajo supervisión médica para evitar la descompensación psicopatológica; dos condiciones que el procesado ha aceptado.

Comentarios

El acusado de fabricar un artefacto explosivo acepta tratamiento psiquiátrico