Cafeterías y vestuarios convertidos en aulas: la contrarreloj de los centros para iniciar el curso complejo

Colegios e institutos tratan de ajustarse a las últimas instrucciones de la Consejería de Educación a unos días del comienzo del curso escolar en Primaria y Secundaria. Los sindicatos vaticinan «un comienzo caótico» por falta de planificación

Preparativos para la vuelta al cole
Preparativos para la vuelta al cole

Redacción

La cuenta atrás para el comienzo del curso escolar en Asturias en los ciclos de Primaria y Secundaria ha comenzado y colegios e institutos apuran el tiempo para ajustarse a las últimas instrucciones de la Consejería de Educación (anunciadas a finales de la semana pasada), reorganizar los espacios de los centros educativos y cumplir las ratios de alumnos por aula indicadas. Sin embargo, desde los sindicatos de trabajadores de la enseñanza manifiestan que los cambios de última hora están dificultando la labor de equipos directivos y profesores por lo que los centros «tienen poco margen de maniobra para establecer las medidas de adaptación» pese a que había trabajo adelantado. Así, hay organizaciones sindicales que vaticinan «un comienzo caótico» por falta de planificación desde la administración regional.

Los centros educativos con mucho alumnado están «saturados» con la disminución de la ratio de alumnos por clase a un máximo de 20 o 21 en Primaria y hasta segundo de Secundaria y eso ha conllevado, según explica Borja Llorente, secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO de Asturias, a que en colegios e institutos se hayan sacrificado las aulas de materias como música, informática o inglés para habilitar nuevos espacios que acojan a los desdobles de cursos. «En alguno hasta la cafetería va a ser un aula», manifiesta el mismo, que añade que en los centros en los que hay más problemas se piensa en adecuar hasta los vestuarios. «En muchos centros se pierden recursos por la situación excepcional, pero son los grandes centros los que lo tienen más complicado», señala Llorente, que asegura que los equipos directivos están trabajando a contrarreloj y haciendo todo lo posible para que a partir del día 22 en Primaria y del 28 en Segundaria «se pueda normalizar el proceso de aprendizaje» en los casos de educación presencial.

Para Tino Brugos, de Suatea, pese a todos los esfuerzos realizados por los equipos directivos, «el inicio se presenta complicado» por las modificaciones en las medidas e instrucciones que ha realizado la Consejería de Educación según ha ido pasando el verano, ya que entiende que la modificación en las ratios y el metro y medio de distancia que se debe guardar obliga a hacer mediciones y a replantear los espacios cuando hay que crear algún grupo nuevo.

Falta de planificación

El problema para la responsable del ámbito educativo de UGT, Maximina Fernández Otero, es que la Consejería de Educación no hizo la valoración inicial que se le solicitó sobre los centros, a lo que suma que ha habido «una falta de planificación» que ha derivado en que se tomara de forma unilateral la decisión de retrasar el inicio del curso «escudándose en que había que hacer pruebas PCR a los profesores». En su opinión, ha sido en los equipos directivos en los que ha recaído el mayor trabajo con los cambios de instrucciones, por lo que la misma vaticina «un comienzo de curso bastante caótico viendo la planificación que hay». «Ahora los centros están en una constante incertidumbre y no tienen claro cómo actuar en cada momento», manifiesta la secretaria del sector de Enseñanza de UGT. Fernández ha insistido en pedir la dimisión de la consejera de Educación porque, a su entender, «ha puesto a la comunidad educativa en pie de guerra por su mala gestión, y por eso se prevé un curso caótico».

La falta de planificación por parte de Carmen Suárez y la petición de dimisión la avala también el presidente del sindicato independiente de enseñanza ANPE-Asturias, Gumersindo Rodríguez, que critica que las nuevas instrucciones de la Consejería de Educación se hayan anunciado sin estar aprobadas por el Pleno del Consejo Escolar, que todavía se celebrará en la jornada de hoy. «Se aprobarán a cinco días vista del comienzo del curso, por lo que decimos que todo esto se está haciendo de manera atropellada, deprisa y corriendo, con modificación de planes y nuevas instrucciones», traslada Gumersindo Rodríguez, que tampoco entiende que se haya pospuesto el comienzo del curso para la educación pública y concertada para el 22 y 28 de septiembre en Primaria y Secundaria, respectivamente, y que se haya permitido a los centros privados comenzar y hacer tareas de repaso del curso anterior.

Comentarios

Cafeterías y vestuarios convertidos en aulas: la contrarreloj de los centros para iniciar el curso complejo