Barbón: «Yo no dormiría tranquilo con los datos de algunas comunidades sin tomar medidas»

ASTURIAS

El presidente invita a otros territorios a solicitar el estado de alarma y advierte de que «Asturias no es una isla» y le afecta el resto del territorio

18 sep 2020 . Actualizado a las 13:33 h.

Barbón no citó expresamente a Madrid en ningún momento de su intervención pero la serie de mensajes que fue dejando caer en su balance de la situación epidemiológica del país y de la comunidad dejaban fuera de toda duda que tenían el foco puesto en la capital y la repercusión que para el resto de territorios puede tener una transmisión descontrolada. «Si yo fuera presidente de alguna comunidad con determinadas situaciones pediría la declaración del estado de alarma en mi comunidad, el presidente Sánchez dejó abierta esa posibilidad», afirmó Barbón quien recordó que al finalizar el decreto nacional se había quedado sólo reclamando que las comunidades en peor situación (aquí sí citó a Madrid, junto a Cataluña y Castilla y León) prolongaran 15 días las restricciones y que cumplieran el plazo de esa quincena para completar la salida de la Fase 3. «Asturias no es una isla», recordó el presidente, quien enfatizó que los datos de la pandemia empeoran en todo el país y también en el continente europeo y que la movilidad entre territorios hace más difícil contener los contagios.

Barbón insistió en que, en este momento, las competencias de Salud Pública corresponden a las comunidades autónomas, y que deben ejercerse aunque supongan tomar medidas impopulares. En este sentido, reiteró su comprensión hacia el malestar de varios colectivos, especialmente los del ocio nocturno y la hostelería, por las limitaciones que se han adoptado, pero recalcó que yo «sinceramente yo no dormiría bien si tuviera los datos de otras comunidad y no tomara decisiones. Creo que hay presidentes y presidentas que no lo están haciendo porque son decisones polémicas, son impopulares; pero si uno decide ser presidente es para ejercer las competencias y proteger la salud pública».

El presidente afirmó que «muchos asturianos que viven en otras comunidades lo están pasando mal, y esto tiene repercusiones negativas para Asturias también» y añadió que se ofrecía «humildemente» para aportar la ayuda y la experiencia de Asturias ante la pandemia a cualquier territorio que lo precisara. En todo caso, destacó que si se hablaba en el ámbito nacional de la respuesta asturiana a la pandemia como un buen ejemplo, no podía hablarse de «éxito» en ningún caso dada la cifra de más de 300 fallecidos a causa del coronavirus en la comunidad y que tampoco sólo explicarlo por «la suerte» sino por «como dice nuestro director de Salud Pública, porque hay mucha gente haciendo muchas cosas bien en muchas partes de Asturias».