Barbón: «Yo no dormiría tranquilo con los datos de algunas comunidades sin tomar medidas»

El presidente invita a otros territorios a solicitar el estado de alarma y advierte de que «Asturias no es una isla» y le afecta el resto del territorio


Barbón no citó expresamente a Madrid en ningún momento de su intervención pero la serie de mensajes que fue dejando caer en su balance de la situación epidemiológica del país y de la comunidad dejaban fuera de toda duda que tenían el foco puesto en la capital y la repercusión que para el resto de territorios puede tener una transmisión descontrolada. «Si yo fuera presidente de alguna comunidad con determinadas situaciones pediría la declaración del estado de alarma en mi comunidad, el presidente Sánchez dejó abierta esa posibilidad», afirmó Barbón quien recordó que al finalizar el decreto nacional se había quedado sólo reclamando que las comunidades en peor situación (aquí sí citó a Madrid, junto a Cataluña y Castilla y León) prolongaran 15 días las restricciones y que cumplieran el plazo de esa quincena para completar la salida de la Fase 3. «Asturias no es una isla», recordó el presidente, quien enfatizó que los datos de la pandemia empeoran en todo el país y también en el continente europeo y que la movilidad entre territorios hace más difícil contener los contagios.

Barbón insistió en que, en este momento, las competencias de Salud Pública corresponden a las comunidades autónomas, y que deben ejercerse aunque supongan tomar medidas impopulares. En este sentido, reiteró su comprensión hacia el malestar de varios colectivos, especialmente los del ocio nocturno y la hostelería, por las limitaciones que se han adoptado, pero recalcó que yo «sinceramente yo no dormiría bien si tuviera los datos de otras comunidad y no tomara decisiones. Creo que hay presidentes y presidentas que no lo están haciendo porque son decisones polémicas, son impopulares; pero si uno decide ser presidente es para ejercer las competencias y proteger la salud pública».

El presidente afirmó que «muchos asturianos que viven en otras comunidades lo están pasando mal, y esto tiene repercusiones negativas para Asturias también» y añadió que se ofrecía «humildemente» para aportar la ayuda y la experiencia de Asturias ante la pandemia a cualquier territorio que lo precisara. En todo caso, destacó que si se hablaba en el ámbito nacional de la respuesta asturiana a la pandemia como un buen ejemplo, no podía hablarse de «éxito» en ningún caso dada la cifra de más de 300 fallecidos a causa del coronavirus en la comunidad y que tampoco sólo explicarlo por «la suerte» sino por «como dice nuestro director de Salud Pública, porque hay mucha gente haciendo muchas cosas bien en muchas partes de Asturias».

Barbón que adelantó las cifras de 92 nuevos positivos identificados en las últimas 24 horas y de once brotes activos en la comunidad, insistió en que estamos «en un momento crítico, clave» y garantizó que tomará todas las medidas necesarias para doblegar la curva de nuevo como se hizo a finales de la primavera. A su juicio, el Principado tomó medidas con antelación, como la exigencia de llevar mascarilla en lugares públicos, o la prohibición de furmar si no se pude mantener las distancias se seguridad, así como las restricciones en los horarios del cierre nocturno. 

Inicio del curso escolar

Respecto al inicio del curso escolar, y según recogió Efe, Barbón aseguró que el Gobierno asturiano trabajará para que los centros educativos «sean los espacios más seguros posibles» siendo conscientes de que el «riesgo cero no existe nunca».

En estos términos se ha expresado en una rueda de prensa, donde ha hecho balance de la situación epidemiológica del Asturias, cuatro días antes de que arranque el curso para Infantil y Primaria, que lo harán el próximo martes, mientras que en Secundaria, Bachillerato y FP lo harán el 28, lo que convierte a Asturias en la comunidad que más ha retrasado la vuelta a las aulas.

Barbón ha apuntado que el Principado sigue «muy de cerca» la experiencia de otras comunidades y países en los que ya ha arrancado el curso académico y ha vuelto a insistir en que en Asturias se ha retrasado por «prudencia» y a la vista de los datos epidemiológicos, que «están empeorando».

«Tengan la certeza de que vamos hacer todo lo que esté en nuestras manos para sean los espacios más seguros», ha indicado a preguntas de los periodistas antes de señalar que la «alerta naranja» declarada en Laviana ante el aumento de contagios «no tiene que afectar» al inicio del curso en ese concejo.

Según ha explicado, la Consejería comenzó a diseñar los diferentes protocolos el pasado mes de julio y son los propios centros los que «tienen que aterrizar» esos documentos en cada equipamiento.

«Es absolutamente imposible que exista un protocolo de aplicación general en todos los sitios», ha afirmado.

Por otro lado, ha señalado que el Gobierno asturiano está trabajando en la puesta en marcha de medidas que faciliten la conciliación de la vida laboral y familiar que se darán a conocer en un periodo «muy breve».

Comentarios

Barbón: «Yo no dormiría tranquilo con los datos de algunas comunidades sin tomar medidas»