Un privilegio en peligro: Asturias mejora la situación de una docena de capitales europeas

El Principado presenta mejores datos que Londres, París, Viena, Praga, Bruselas, Budapest, Lisboa, La Haya o Dublín y que un centenar de regiones pero la extensión de los contagios parece imparable en los últimos días

Reparto de mascarillas en la estación de autobuses de Oviedo.
Reparto de mascarillas en la estación de autobuses de Oviedo.

Asturias ocupa en estos momentos un lugar de privilegio en España en los datos de la pandemia, pero puede dejar de serlo si la tendencia sigue al alza tal y como está sucediendo en los últimos días. Los más de 130 contagios en 24 horas muestran la extensión imparable y marcan un nuevo récord con matices. Nunca hubo tantos contagios aunque nunca hubo más pruebas PCR. Por poner un ejemplo, el 24 de marzo, cuando Asturias estaba confinada, la región registró 114 casos aunque ese día hubo tres defunciones. Las escasas hospitalizaciones y de enfermos en las UCI muestran ahora una cara muy distinta: un perfil de enfermo más joven con síntomas más leves o asintomáticos. Y en las dos últimas semanas, Asturias se ha convertido en un islote, con datos que mejoran no solo a toda España sino a capitales tan representativas de Europa como París, Londres, Viena, Bruselas o Lisboa.

Los datos recolectados por el Centro Europeo de Control de Enfermedades, que cada semana actualiza el avance de la epidemia en cada una de las regiones de Europa, ubican a Asturias como la región menos castigada de España y en el puesto 114 del ránking europeo. La tasa de incidencia acumulada a 14 días en Asturias es de 72 casos por cada 100.000 habitantes, un dato igual que el de Oporto. La incidencia total de España es la más alta del continente, con 268 casos por cada 100.000 habitantes  y está ya a mucha distancia de Italia, el otro gran foco de la primera ola del coronavirus. La región más afectada en este momento es Lazio. El conjunto de Italia se sitúa por debajo de los 50 casos por cien mil habitantes en los últimos 14 días.

Si queremos ver la botella medio llena, podemos ver que la situación en el Principado es mejor que un centenar de regiones europeas además de todas las españolas. El listado es llamativo. Asturias mejora los datos de pandemia de zonas francesas como la Costa Azul, Normandía, el Loire, Bretaña, Auvergne u Occitania, además de París. En las Islas Británicas, el Principado se encuentra en mejor situación que Londres, Manchester, Birmingham o Leeds, Glasgow o Dublín. Mejor que en capitales como Viena, Budapest, Praga, Bucarest, Bruselas o Lisboa. O ciudades emblemáticas como Praga, Split, Zabreb o Dubrovnik, Rotterdam y La Haya, regiones como Tirol o islas como Malta o Córcega. También se puede ver la botella medio vacía: más de 280 regiones mejoran los datos del Principado, fundamentalmente ubicadas al norte de Europa.

Los datos revelan que Madrid ha reaccionado, pero tarde, cuando es ya la región más castigada de Europa. Ha estrenado sus primeras restricciones tras la llegada de la nueva normalidad cuando su color rojo es ya tan oscuro que destaca sobre el resto del mapa. Las medidas llegan cuando la tasa de incidencia acumulada a 14 días es de 700 casos por cada cien mil habitantes, la mayor del continente europeo, a muchísima diferencia de la segunda con mayor incidencia de covid-19, que también es española. Españolas son hasta nueve de las diez áreas donde hay más casos por cada cien mil habitantes.

La lista está compuesta, además de por Madrid, por Navarra (503 casos por cien mil), Castilla-La Mancha (398), La Rioja (380), Melilla (354), País Vasco (353), Murcia (349), Aragón (343) y Castilla y León (315). La única región no española entre las diez con mayor incidencia del coronavirus es la francesa de Guadalupe, con 469,6 casos por cien mil habitantes.

Madrid ha tomado decisiones mucho después de otras comunidades, como Cataluña, que el 4 de julio decretó un confinamiento perimetral en la zona de Lleida para atajar los brotes que se estaban descontrolado. La incidencia era de 150 casos por cada 100.000 habitantes. Al día siguiente, fue la Xunta la que cerró los accesos a la comarca de A Mariña ante un brote que crecía sin control. Se había rebasado el centenar de casos en una comarca de algo más de 70.000 habitantes. Diez viviendas del barrio de las Delicias de Valladolid fueron confinadas a mediados de julio y el 7 de agosto se restringió la movilidad a los 32.0000 habitantes de Aranda del Duero.

Y aunque España es el país más afectado esta segunda ola de la epidemia de SARS-CoV-2, la situación es bastante desigual dependiendo de las comunidades. Si Madrid está descontrolada, con incidencias que no paran de aumentar, con la presión hospitalaria al alza y con más de cien fallecidos en una semana, en otras comunidades la situación es diametralmente opuesta. Asturias es la que mejor comportamiento tiene, la única por debajo de los 100 casos por cada cien mil habitantes. Y después de ella, Galicia.

Según el último informe del Ministerio de Sanidad, la tasa de positividad en las pruebas PCR que se realizan está en el 2,9 % en Astrias y se acerca al 22 % en Madrid. Es decir, de cada cinco pruebas PCR que se realizan, una es positiva y la tasa es en Asturias 20 puntos inferior a la madrileña. La alta tasa de positividad es uno de los indicadores clave que manejan los expertos para ver la evolución de un brote, e indica dos cosas: que hay muchos casos que no están controlados, porque se están diagnosticando en ese momento, y que se están haciendo pocas PCR para la incidencia que hay en una zona.

Descubren a los «supercontagiadores»: así son los responsables de cerca de la mitad de las infecciones por coronavirus

Mila Méndez
REUTERS

Una investigación liderada por Antonio Salas y Federico Martinón, de la Facultade de Medicina de la USC y el IDIS, revela también una singularidad en nuestro país: en España se propagó un linaje del virus que apenas penetró en el resto de Europa

Confiesan que están casi tan exhaustos como entregados a una investigación contrarreloj cuyos primeros resultados ya se están «viralizando». El genetista de la Facultade de Medicina de la USC e investigador del Instituto de Investigaciones Sanitarias (IDIS) Antonio Salas Ellacuriaga lidera un equipo de científicos que acumulan noches en vela estudiando el árbol genealógico del nuevo coronavirus y a sus huéspedes. Una tarea que también involucra al jefe de servicio de Pediatría del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), Federico Martinón Torres, que es coordinador del grupo Genvip del IDIS, dentro del que se enmarca el proyecto internacional y  multidisciplinar Gen-Covid. Después de semanas rastreando los linajes del SARS-CoV-2 han llegado varias conclusiones.

Seguir leyendo

Comentarios

Un privilegio en peligro: Asturias mejora la situación de una docena de capitales europeas