«Todo va a estar bien»: el mensaje tranquilizador de los equipos directivos a las familias

Carmen Liedo REDACCIÓN

ASTURIAS

Vista de un aula de un colegio en Oviedo antes del inicio del curso
Vista de un aula de un colegio en Oviedo antes del inicio del curso J.L. Cereijido

Los centros educativos de infantil y primaria arrancan hoy el curso escolar más complicado con una adaptación estricta a los protocolos y mucha organización con el objetivo de preservar la presencialidad y evitar contagios de COVID-19

22 sep 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Asturias se enfrenta hoy al reto de que los alumnos de Infantil y Primaria vuelvan a las aulas y que lo hagan con la máxima seguridad para toda la comunidad educativa. Los equipos directivos y los profesores han trabajado a fondo durante las ultimas semanas para que este curso escolar, el más complicado de los que se recuerdan, transcurra de forma presencial y sin contagios en las aulas en la medida de lo posible. Para ello, los centros han elaborado sus planes de contingencia, planes de acogida socioemocional y se han adaptado de forma estricta a los protocolos establecidos por la Consejería de Educación, organizando horarios de entrada y salida del alumnado por cursos, estableciendo diferentes zonas de acceso para evitar aglomeraciones y marcando de forma muy visual cómo se ha de circular por los colegios. Ese trabajo está acometido e, incluso, probado con simulacros que han realizado algunos centros en los días previos a este arranque de curso, sin embargo, las direcciones saben de los temores y las incertidumbres de los padres y por eso lanzan un mensaje tranquilizador a las familias: «todo va a estar bien».

Para intentar trasladar esa tranquilidad, los centros educativos de Infantil y Primaria han aprovechado todo lo posible los recursos tecnológicos y digitales para facilitar toda la información a las familias y que éstas tuvieran más o menos claro en este primer día la dinámica que se seguirá a partir de ahora a la hora de dejar y recoger a los niños de los colegios, así como los protocolos que deberán seguir los alumnos mientras permanezcan en ellos. Aplicaciones como el Tockapp, las webs de los colegios o las redes sociales han sido grandes aliadas de los equipos directivos y de los profesores para hacer llegar a los padres el modus operandi en este curso marcado por el COVID-19, las obligatorias mascarillas y las restricciones y cambios establecidos para hacer grupos estables de convivencia. Algunos profesores se han decidido a concertar reuniones previas al comienzo de las clases a través de videollamadas de Teams con el objetivo dar información precisa sobre los cursos concretos y resolver dudas de los padres ante un comienzo marcado también por el aumento de los casos positivos en Asturias.

El curso en el que va a primar la salud

El director del colegio público El Bosquín (El Entrego), Samuel Sánchez, reconoce que ésta va a ser «un comienzo extraño, diferente y raro», pero asegura que el equipo directivo y los profesores han trabajando a fondo para adaptar el centro a los protocolos y para superar aquellos ámbitos que les podían ser desconocidos. «Pero la profesión de maestro es adaptarse y readaptarse a las circunstancias», señala Samuel, que considera muy importante en estos primeros días de clase «ver cómo están los alumnos, no sólo académicamente, si no emocionalmente». De hecho, pone de relieve que «este va a ser un curso en el que va a primar más la salud que los aspectos académicos». Así, el mismo lanza un mensaje tranquilizador a las familias sabiendo que en el colegio que dirige todo está organizado y dispuesto para la vuelta: «todo va a estar bien».