¿Y si un niño tiene fiebre? En A Mariña observarlo y en el Occidente asturiano, PCR

Los protocolos de actuación difieren a uno y otro lado de la ría de Ribadeo y se evidencian en el inicio del curso escolar


ribadeo / la voz

Como era previsible, con el inicio del curso escolar y avanzando septiembre comienzan a darse casos de alumnos con síntomas de gripe, con catarros y fiebre que induce a sus padres y madres a temer que puedan tratarse de casos de covid-19. Ante esta situación, la respuesta y cobertura sanitaria depende de cada comunidad, con diferencias que se hacen ostensibles en concellos como Ribadeo, limítrofe con Asturias, donde residen familias que tienen su tarjeta sanitaria en ayuntamientos del Occidente astur. Dos casos similares ocurridos esta semana, relatados por las madres de dos niños con fiebre, demuestran las diferencias: desde el Centro de Salud de Ribadeo, la respuesta que le dieron fue que mantuvieran en observación al niño a ver cómo evolucionaba, sin llegar a valorarlo algún facultativo, mientras que desde el ambulatorio de Tapia se dio orden de que llevaran al niño de inmediato para auscultarlo y hacerle la prueba PCR que, finalmente, dio negativo.

Este es el relato que hicieron las madres protagonistas, ambas residentes en Ribadeo.

«El viernes por la tarde el niño llegó del cole diciendo que le dolía la cabeza. Le tomé la fiebre y tenía 38,2. Entonces decidí darle Apiretal y llamé al centro de salud. Me atendió el médico de guardia, que me dijo que le hiciera un seguimiento a ver cómo evolucionaba, alternándole de ser preciso Apiretal y Dalsy. Entonces yo, por mi cuenta, decidí llamar a un pediatra privado para que lo auscultara. Así lo hizo, resultando que el pecho estaba limpio y que le parecía que, en efecto, podría tratase de un catarro, que había que controlar. Le di un medicamento a las tres de la mañana y la fiebre remitió. Al día siguiente llamé al Sergas, cuando ya habían pasado 24 horas, y me atendió otro médico de guardia. Le comenté cómo estaba el niño y me dijo que por la sintomatología parecía ser un catarro. Yo le pregunté si no le iban a hacer la prueba PCR para descartar que fuese un covid y me respondió que si el domingo seguía con fiebre, entonces que lo llevase por el centro de salud y le haría un volante para hacerle la prueba. Pero el domingo el niño estaba mejor, así que esperé al lunes y a primera hora llamé al colegio, donde me dijeron que si el niño ya no tenía fiebre y el pediatra me decía que podía llevarlo a clase, lo llevase. Entonces fui al pediatra privado a que mirase al niño y me dijo que sí, que lo podía llevar al colegio».

Pediatra privado

La madre afectada añade: «El caso es que yo me puedo permitir pagar un pediatra privado, pero hay gente que no puede y entonces, ¿qué hacen? Yo no entro en si es preciso o no hacerle la prueba a un niño con fiebre, pero por lo menos podrían mirarlo, auscultarlo, no limitarse a decirle a los padres que observen cómo evoluciona y que le demos Dalsy y Apiretal. No sé de quien es la decisión, pero creo que algo está fallando en la atención porque, ¿y si el niño tiene covid-19?».

El otro caso ocurrido el fin de semana es el de un bebé de tres años y cuatro meses cuyos padres residen en Ribadeo, pero tiene la cartilla sanitaria en La Caridad, en el Occidente astur. «El viernes por la tarde, el niño empezó con mocos. El sábado seguía con mocos y tuvo febrícula, 37,3 como máximo. El domingo empezó con tos y entonces llame al teléfono covid del Principado para informarme de lo que debía hacer. No me cogieron y al final de la llamada saltó un mensaje indicando que podía llamar al 112. Al estar en Galicia, saltó al 112 de Galicia. Les comenté mi caso y les dije si me podían pasar con el 112 de Asturias. Me cogieron los datos y lo hicieron. De allí me pusieron con el Samur y, tras tomarme los datos, me llamó un sanitario que me dijo que si el niño seguía con fiebre le tenía que dar un antitérmico y al día siguiente, el lunes, debía llamar al pediatra, que era quien debía valorar y tomar una decisión», relató la madre.

Prueba inmediata

«El lunes llamé al teléfono fijo del centro de salud de Tapia (la pediatra de La Caridad se alterna con Tapia) y me dijo que fuese con el niño para auscultarlo y que lo primero era hacerla prueba PRC. Así se hizo y al día siguiente, el martes a primera hora, ya me dieron el resultado y era negativo. Me dijeron que en Asturias el protocolo era que si un niño tenía síntomas compatibles con el covid había que hacerle la prueba PRC para descartar que lo tuviese. La diferencia entre un resfriado y un covid solo la da la prueba PCR», añadió.

Además, esta madre decidió llamar a su trabajo el lunes para decirles que no iba a ir ese día, a la espera del resultado de la prueba PCR de su hijo.

Los pediatras avisan: «Con un simple catarro, los niños deben quedarse sin ir al cole hasta que los valoren»

maría hermida
Fila de estudiantes echándose gel antes de entrar a su colegio en Lalín
Fila de estudiantes echándose gel antes de entrar a su colegio en Lalín

Los médicos, con déficit crónico de personal, avisan de que se verán desbordados si hay rebrotes en los colegios

«Ante cualquier síntoma del niño, antes de traerlo al cole, llamad a vuestro centro de salud. Tenéis que mirar la fiebre, comprobar que no tenga tos seca, que respire bien...». Esa es la indicación que estos días, en las reuniones de padres previas al inicio del colegio, transmitieron decenas de profesores. Pero llamar al centro de salud, en realidad, es casi misión imposible. Basta con hacer una comprobación cualquier mañana en un ambulatorio gallego escogido al azar para darse cuenta de que lo normal es que nadie coja. Con suerte, salta la centralita de la cita previa para que se pueda concertar una vez.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

¿Y si un niño tiene fiebre? En A Mariña observarlo y en el Occidente asturiano, PCR