La brecha de la educación pública: solo la mitad de los IES tienen clases presenciales

Problemas organizativos y excesiva semipresencialidad: las críticas del profesorado al comienzo de la Secundaria. La Consejería de Educación afirma que el curso se ha iniciado «con normalidad»

Alumnos del IES Jovellanos de Gijón a su llegada a las aulas
Alumnos del IES Jovellanos de Gijón a su llegada a las aulas

Redacción

La valoración sobre cómo ha sido el comienzo de curso en secundaria vuelve a poner de manifiesto las discrepancias que mantienen la Consejería de Educación y los sindicatos de enseñanza desde que comenzara la pandemia y fuera necesario establecer instrucciones para un curso totalmente condicionado por la COVID-19. Si bien desde el Principado se apunta a un comienzo de curso «sin apenas incidencias reseñables», las organizaciones sindicales hacen referencia a numerosos problemas organizativos con la limpieza, los espacios y el transporte, además de con menos profesores de los prometidos, así como a una excesiva semipresencialidad. En concreto desde el sindicato independiente de enseñanza ANPE indican que sólo el 42% de los centros educativos tendrán clases presenciales, por lo que manifiestan que «el curso ha comenzado con una situación dispar». El Principado eleva el dato de presencialidad a la mitad de los institutos públicos, un dato que muestra la brecha de la educación pública respecto a la privada.

Según precisa ANPE, el porcentaje de presencialidad aumenta al 60% para las aulas de 2º Bachillerato «fruto del esfuerzo organizativo de los centros para acomodar presencialmente a estos alumnos que se enfrentan al reto del acceso a la universidad»

ANPE manifiesta su disconformidad con el grado de presencialidad conseguido y señala que si bien esa debería haber sido «la tónica general y la semipresencialidad la excepción», la realidad pone de manifiesto que «ha ocurrido exactamente al revés». Así, el 58% de los centros de secundaria tendrán aulas en las que haya que combinar «en su mayoría la enseñanza presencial con la semipresencial, alternando la asistencia de los alumnos a las aulas».

Esto, en opinión del sindicato independiente de enseñanza de Asturias, supone «un fracaso más en la gestión de la Consejería», a la que acusa de haberse pasado meses «de ronda con los ayuntamiento para habilitar espacios adicionales, sin ningún éxito, al punto de haber rechazado algunos de esos espacios, según los propios ayuntamientos», manifiestan desde ANPE.

Las críticas las extiende este sindicato al considerar que después de tantos meses desde el cierre de las aulas en marzo, Educación no ha logrado resolver los problemas de la enseñanza online detectados el curso pasado: «hay carencias de formación, medios informáticos y conectividad para abordar con eficacia la enseñanza a distancia, lo que propiciará que muchos alumnos vuelvan a quedarse descolgados y sumen nuevas carencias a las que arrastran del pasado curso». A esto suman desde el sindicato independiente que la organización de los centros en el primer día de clases en secundaria «ha sido una auténtica locura» pese a que, aseguran, «los equipos directivos llevan meses sin descansar, haciendo y deshaciendo el trabajo previo de turnos, horarios, grupos, espacios, etc, según iban cayendo las cambiantes instrucciones de la Consejería».

Escalonar las entradas y las salidas de los alumnos para evitar las aglomeraciones y la organización de los espacios ha sido uno de los principales retos para los equipos directivos, reiteran desde ANPE, que acusa a la Consejería de Educación de «lavarse las manos sacándose de la chistera dos obligaciones adicionales para los equipos directivos: la contratación del personal de limpieza y la negociación con el Consorcio de Transportes de Asturias los horarios de los autobuses para la entrada y salida de los alumnos», funciones que para el sindicato «claramente exceden las competencias de los directores» en tanto que, recuerdan, «en la Consejería existen unidades administrativas específicas para estas tareas». A esto, desde ANPE añaden otra denuncia: que Educación no haya cumplido en la contratación de interinos y que el anuncio de 565 profesores para afrontar el COVID se haya quedado «en 177 plazas adjudicadas por debajo de lo prometido».

Incertidumbre y nerviosismo entre el profesorado

La responsable del ámbito educativo de UGT, Maximina Fernández Otero, ha coincidido a la hora de valorar el comienzo de curso en secundaria en que la tónica general ha sido la «falta de organización» pese al trabajo realizado por equipos directivos y profesores, los cuáles asegura que tienen una carga de trabajo que excede con mucho a sus competencias y todo como consecuencia «de la falta de instrucciones precisas y no contradictorias» de la Consejería de Educación. «Da la sensación de que la pandemia empezó el 1 de septiembre, porque no ha habido ninguna coordinación», señala Maximina Fernández, que pone como ejemplo el que la dirección del instituto de Llanera dimitiera en bloque ante la imposibilidad de organizar el transporte con el horario de entrada. Además, la misma apunta que todo esto conlleva «una excesiva carga emocional» para el profesorado ante esta situación sanitaria al tener que hacerse cargo de competencias «que no son del profesorado». «La gente acude con mucha incertidumbre y nerviosismo», traslada la representante de UGT, que pone de relieve «la profesionalidad y la vocación de los profesores dando ejemplo frente a la desorganización de la Consejería».

«Normalidad» en el comienzo, según Educación

Frente a las críticas de los sindicatos, desde la Consejería de Educación manifiestan que «el curso ha comenzado con normalidad» y en la primera jornada lectiva se ha garantizado la presencialidad tanto en 1º y 2º de secundaria como la semipresencialidad, a partir de 3º, en aquellos institutos y colegios que utilizarán este modelo organizativo. En este sentido, el dato que ofrece Educación es que, en total, más de la mitad de los centros ha logrado estructurar todo su horario de tal manera que no tendrán que impartir docencia telemática.

Además, desde el Principado trasladan que la actividad se ha desarrollado «sin apenas contratiempos destacables», aunque citan como excepción «algún desajuste en el transporte escolar notificado por los equipos directivos», algo en lo que aseguran ya está trabajando la Consejería de Educación junto con el Consorcio de Transportes de Asturias con el objetivo «de dar respuesta a estos inconvenientes a la mayor brevedad posible».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La brecha de la educación pública: solo la mitad de los IES tienen clases presenciales