El uso del asturiano en la Junta General vuelve a enfrentar a los grupos

No han alcanzado un acuerdo en torno a la propuesta de Vox para facilitar una traducción al castellano previa a las intervenciones que se realicen en lengua asturiana

Pleno semipresencial de la Junta General del Principado de Asturias.
Pleno semipresencial de la Junta General del Principado de Asturias.

Redacción

La Junta de Portavoces del parlamento autonómico no ha alcanzado este lunes un acuerdo en torno a la propuesta formulada por Vox para facilitar una traducción al castellano previa a las intervenciones que se realicen en lengua asturiana en los plenos y comisiones. Tras más de dos horas y media de debate, el uso de la lengua asturiana ha vuelto a poner de manifiesto la discrepancias de opiniones de Podemos y Vox, que ha acusado a la formación morada de generar un «circo» en este asunto.

La iniciativa de este último partido también plantea que en las réplicas y contrarréplicas no sea necesaria la remisión por escrito de la intervención completa en castellano si se realiza en asturiano, pero pide que se envíe la copia en castellano en el plazo de 24 horas después de la publicación de la intervención en el diario de sesiones.

Tras no alcanzar un acuerdo, el portavoz de Vox, Ignacio Blanco, ha señalado que su partido, que rechaza el uso de traductores simultáneos, ha «flexibilizado» algunos de sus puntos, pero se ha encontrado con la postura de Podemos de usar la lengua «y apañaros vosotros» en su entendimiento. «Nuestra idea no es que haya un circo sobre el bable, porque genera mucha tensión», ha apuntado antes de argumentar que los diputados de Vox «no entienden íntegramente» un discurso en asturiano.

Según ha indicado, los servicios jurídicos remitirán en las próximas horas un documento de mínimos, que luego será estudiado por los grupos, que podría pasar por ampliar los tiempos de intervención si un diputado quiere expresarse en las dos lenguas.

El parlamentario de Podemos Rafael Palacios ha afirmado que el único propósito de Vox es buscar en «enfrentamiento y el odio» sobre este asunto que nunca generó problemas en la cámara asturiana hasta la irrupción del partido en el hemiciclo. «Vamos a seguir interviniendo en lengua asturiana», ha indicado antes de comentar que la voluntad de Vox no es comprender los discursos sino «restringir derechos».

Según ha manifestado, el hecho de que tener que «autotraducirse» y enviar las intervenciones realizadas en asturiano en una inversión en castellano es una «desvergüenza». La portavoz del PSOE, Dolores Carcedo, ha confiado en que pueda llegarse a un acuerdo para el uso de la lengua en el parlamento conciliando «el derecho del que dice no entenderlo y del que quiere utilizar la lengua con normalidad, como se venia haciendo hasta ahora».

Por parte del PP, Pablo González ha reivindicado que cualquier decisión que se adopte al respecto no suponga «ningún coste» para las arcas públicas y ha reclamado que los tiempos no se modifiquen dado que debe ser «el mismo para todos los grupos».

En representación de Ciudadanos, el diputado Sergio García ha lamentado que existen posturas «confrontadas» y ha confiado en que pueda llegarse a un entendimiento para conjugar «el derecho a poder expresarse y el derecho de comprensión». El portavoz de Foro, Adrián Pumares, ha defendido el uso del asturiano en el parlamento y ha pedido que no se utilice como un «arma arrojadiza». Su homóloga de IU, Ángela Vallina, ha dicho que es «lamentable y triste» que la «ultraderecha», en referencia a Vox, busque la «polémica» y la «división» donde «nunca la hubo».

Comentarios

El uso del asturiano en la Junta General vuelve a enfrentar a los grupos