Una auxiliar de enfermería para «14 pacientes que son 14 aislamientos»

Las técnicos de cuidados denuncian la precariedad y falta de refuerzos en la planta de altamente sospechosos de Cabueñes


El agotamiento entre el personal sanitario hace mella en la segunda oleada de la pandemia. Al menos es así en Cabueñes, donde la planta que acoge a los pacientes altamente sospechosos de estar cotagiados por covid queda a cargo, en el turno de noche, de apenas una técnico de cuidados de enfermería durante un largo periodo de diez horas. En la planta, siempre llena, hay 14 pacientes que son 14 aislamientos distintos, cada atención requerida a las auxilares de enfermería, cada vaso de agua, cada visita, exige cambiarse guantes, mascarilla, una recambio de la EPI que cubre el cuerpo. La responsable del SAE Magdalena Muñiz denunció que, pese haber demandado un refuerzo para los turnos de trbajo ya han pasado varias jornadas sin respuesta y que ni en el HUCA, en Oviedo, ni en San Agustín en Avilés, sucede nada semejante.

«No pueden ir al baño, ni tomar un café, están con el equipo puesto, con el cuidado de contaminarse», explicó Muñiz quien indicó que esto sucede desde el pasado 1 de octubre; «es cabezonería de la dirección», insistió. La planta de altamente sospechosos está siempre llena. Allí llegan pacientes a los que debe confirmarse la prueba, si son positivos pasarán a las plantas de contagiados, pero siempre recibe nuevos casos. En un auge de la segunda ola en Asturias, con la notificación más alta de la pandemia, más de 200 personas en un día, constatada este fin de semana, se ha estudiado recurrir en Gijón a la Cruz Roja para acoger positivos. En la planta séptima de Cabueñes hay dos enfermeras y un técnico que se reparten las largas noches.

Muñiz señaló que han estudiado hacer una concentración a la puerta del hospital para dar a conocer su situación y lamentó la política de contratación por no planificar a largo plazo las necesidades y basarse en un sistema de precaridad temporal.

Cuidado de los mayores de 65 años

Por otra parte; según recogió Europa Press, el director general de Salud Pública del Gobierno asturiano, Rafael Cofiño, ha hecho un llamamiento a la población para que extreme las precauciones y protejan a los mayores de 65 años que no están en residencias de mayores de un posible contagio por COVID-19.

A través de unas declaraciones distribuidas por el Gobierno asturiano, después de que la comunidad lleve dos días registrando más de 200 casos COVID por jornada, Cofiño ha dicho que en las residencias ya existe un estricto control y una serie de protocolos que, incluso, se ha visto que «pueden fallar».

Así, Cofiño ha resaltado la importancia de que los asturianos pasen a ser un «dique de contención» y protejan a las personas mayores que viven fuera de residencias y a quienes cuentan con alguna patología.

Para ello protegerles y hacer frente a la «marea alta» de la circulación de virus que puede existir «durante meses», Cofiño ha pedido, además de las conocidas medidas de distancia e higiene, evitar las actividades sociales innecesarias y los espacios cerrados con mala ventilación.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Una auxiliar de enfermería para «14 pacientes que son 14 aislamientos»