Carson lleva al lector por una travesía para que llegue a sus propias ideas

La Voz REDACCION

ASTURIAS

Anne Carson, durante el recital poético virtual en la Antigua Fábrica de Armas
Anne Carson, durante el recital poético virtual en la Antigua Fábrica de Armas FPA

«Con las entrevistas me quedo en blanco, por lo que puede que me invente cosas», ironiza durante el recital poético virtual en la Antigua Fábrica de Armas

12 oct 2020 . Actualizado a las 20:14 h.

La poeta canadiense Anne Carson, Premio Princesa de Asturias de las Letras 2020, ha manifestado este lunes que siempre ha intentado, incluso en su labor de profesora universitaria, evitar dictar los pensamientos a los demás y, en su lugar, siempre ha optado por llevar a sus lectores por una travesía mediante la cual puedan llegar concebir sus propias ideas.

Carson, que ha protagonizado un encuentro virtual entre Islandia y Oviedo en el marco de la Semana de los Premios, ha reconocido que su intención no es la de explicar si no la de ilustrar, desvelar las cuestiones, hacerlas visibles para los demás en una labor pedagógica.

La Antigua Fábrica de Armas de La Vega, de Oviedo, ha sido el escenario de este recital literario a cargo de la propia galardonada a partir de uno de sus textos, Float, su trabajo más reciente, que indaga en el mito y la memoria, la belleza y la pérdida, jugando y explorando los límites del lenguaje y de la forma, como suele ser habitual en su poesía.

En Casandra flotar puede, un personaje que puebla el imaginario de Carson, la poetisa habla sobre esta profeta de la antigüedad clásica, hija de Hécuba y Príamo, reyes de Troya, y que fue sacerdotisa del dios griego Apolo. «A veces me parece que me paso la vida reescribiendo la misma página», ha recalcado Carson durante la lectura de este ensayo, en el cual la galardonada experimenta «una sensación de velos que se levantan», a la que denomina Casandra, debido a que la primera vez que la percibió fue un día en el colegio leyendo un pasaje del Agamenón de Esquilo.

«Casandra grita: OTOTOTOI POPOI DA!. ¿Cómo traducir el grito de la troyana Casandra, cuando rompe su silencio y se lamenta por su destino?», ha relatado la escritora canadiense.

Durante el transcurso del acto, la galardonada ha mantenido un encuentro con Jordi Doce, traductor en español de Anne Carson, en el que ha reconocido que no le gustan las entrevistas, ya que es reticente a que hablen sobre su vida privada que guarda celosamente.

«Con las entrevistas me quedo en blanco, por lo que puede que me invente cosas. No se sabe si es verdad o mentira. Lo siento», ha ironizado Carson, que ha destacado que en sus obras le gusta «atajar la verbosidad para crear una estética que sea lo más frugal posible».

Ha destacado a autores en español como Pablo Neruda, Antonio Machado o Federico García Lorca, pero se ha mostrado enamorada de la poesía griega clásica que, a su juicio, muestra «una calidad muy asombrosa».