Asturias permitirá que los perros guía entren en casi todos los espacios públicos

La norma reconoce el papel relevante de los animales de asistencia en la sociedad

Un perro guía durante descansa tras un entrenamiento.
Un perro guía durante descansa tras un entrenamiento.

Asturias aprueba la entrada de los perros guía, así como de las personas con discapacidad a las que acompañan, en la mayoría de espacios con limitación de acceso para animales.

La normativa garantizará el acceso a las personas con discapacidad y sus perros a diversos espacios, ya sean de titularidad pública o privada. Entre ellos se encuentran los transportes, los lugares de esparcimiento al aire libre, incluidos parques, jardines y playas en cualquier periodo del año; y los centros y dependencias oficiales, así como los judiciales y de participación política y electoral.

El acceso también será libre a los establecimientos de venta de alimentos y de restauración, los alojamientos turísticos y las instalaciones deportivas, incluidas las piscinas, hasta el margen de la zona de agua. Además, se les permitirá la entrada a centros de enseñanza, sanitarios, asistenciales y de servicios sociales, junto con las residencias, hogares y clubes para la atención de personas, y aquellos espacios dedicados al culto religioso.

Pero, sin embago, queda prohibida la entrada a determinados espacios singulares, como quirófanos, zonas de establecimientos de restauración donde se manipulan alimentos o que sean de uso exclusivo del personal, el agua de las piscinas y el interior de los parques de atracciones.

La consejera de Derechos Sociales y Bienestar, Melania Álvarez, ha comparecido en la Junta General para informar sobre el proyecto de ley y ha valorado el proceso participativo que ha implicado a entidades públicas y privadas en la definición de la norma.

«Queremos favorecer la accesibilidad y movilidad de las personas con discapacidad, así como facilitarles la posibilidad de vivir de manera independiente y de participar plenamente en la sociedad en igualdad de condiciones, porque todas las personas tenemos los mismos derechos», ha asegurado.

La norma reconoce el papel relevante de los perros de asistencia en la sociedad, así como la obligación que tienen las personas adiestradoras y propietarias de prestarles los cuidados necesarios. Además, clasifica los diversos tipos de canes de asistencia en un listado que podría ampliarse en el futuro si se demuestran resultados positivos en terapias específicas, informa Europa Press.

Comentarios

Asturias permitirá que los perros guía entren en casi todos los espacios públicos