«No es Burundi, es Cabueñes»: los sanitarios se plantan ante la «extenuante» sobrecarga asistencial

Denuncian desorganización y falta de previsión ante la segunda ola de coronavirus con una masiva protesta en todas las plantas del centro hospitalario


Redaccion

«20 pacientes para una enfermera y una TCAE. No es Burundi, es Cabueñes». Este es uno de los mensajes que podían leerse en la protesta que este mediodía ha protagonizado personal del hospital de Cabueñes en los hall de las plantas de hospitalización del centro para denunciar su hartazgo por la falta de organización y de personal, así como las condiciones laborales de los trabajadores, ante la actual y «extenuante» situación de sobrecarga asistencial en plena segunda ola de la pandemia de coronavirus.

«Ante la desorganización que este equipo directivo está llevando a cabo en la gestión de los recursos humanos y la sobrecarga que vuelven a tener los servicios, nos encontramos con que, como siempre, no hay personal suficiente para poder realizar nuestro trabajo dignamente. Al endémico mal de este centro, que es la escasa dotación de personal en las unidades, se suma una nueva oleada de covid-19. Pero llueve sobre mojado ya que arrastramos el agotamiento de la pandemia anterior», explican desde la CSI, que ha secundado la protesta de los trabajadores y desde donde consideran que «ahora no pueden escudarse en que la crisis les ha cogido de sorpresa» porque «han tenido cuatro meses para poder organizarse» y porque «todo el mundo sabía que en octubre volvería a golpearnos».

Entre otras carencias, los trabajadores han denunciado que en muchos servicios, como en urgencias, llevan todo el verano con descubiertos en los turnos y que en todas las plantas impares la carga de trabajo es «extenuante». Asimismo, desde la CSI explican que se desdobló la UVI prácticamente con el mismo personas, que en las unidades de covid «no se está descansando de las EPIs como marca la legislación» y que en la séptima planta, dedicada a la pandemia, solo hay una TCAE en el turno de noche.

La carencia de personal en Cabueñes no es nueva, pero la pandemia la ha puesto de manifiesto aún más si cabe, con el servicio de urgencias colapsado desde el pasado fin de semana entre otras situaciones que los profesionales consideran «lamentables» al no poder prestar un servicio asistencial con la calidad que se le otorga a la sanidad pública. También advierten de que se acerca el momento del año en el que Cabueñes se satura debido a la gripe estacional, lo que podría agravar aún más la situación actual.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

«No es Burundi, es Cabueñes»: los sanitarios se plantan ante la «extenuante» sobrecarga asistencial