Barbón descarta plantear una desescalada con la actual tasa de incidencia

La cifra de este indicador en Asturias es más del doble de lo que se considera riesgo extremo de contagio

Un comercio minorista de Gijón
Un comercio minorista de Gijón

La tasa de incidencia de la pandemia del coronavirus en Asturias tuvo un crecimiento exponencial desde octubre y, pese a haberse frenado a partir del 15 noviembre, se mantiene en cifras elevadas lo que hace inviable plantearse una desescalada de las medidas restrictivias en vigor. Así lo ha asegurado el jefe del Ejecutivo asturiano, Adrián Barbón, en su respuesta durante el pleno de la Junta General al portavoz de Foro, Adrián Pumares, que había pedido conocer cuándo prevé que finalice el cierre perimetral de los seis concejos incluidos en esta medida y qué protocolos establecerá para la reapertura completa, tanto de comercios como de la hostelería.

Barbón, que recordó que la tasa de incidencia acumulada a 14 días -que se considera de riesgo extremo cuando supera los 250 casos por cada 100.000 habitantes- en Asturias es de 579 casos por cada 100.000 habitantes, explicó que el Gobierno, que ha autorizado la reapertura desde hoy del pequeño comercio, ha actuado siempre «con el mismo rigor» tras escuchar a la ciencia, a los epidemiólogos y a los expertos en salud pública y que seguirá haciéndolo de forma que no se procederá a levantar el cierre perimetral de los concejos ni de la hostelería hasta que no lo aconsejen.

Tras mostrar varios gráficos que reflejan la evolución de la pandemia en las últimas semanas, el presidente ha incidido en que los datos demuestran que el comité de expertos constituido en el Principado «tenía razón» cuando advirtió de que las «drásticas» medidas adoptadas a partir del 4 de noviembre empezarán a tener efecto sobre la curva entre 14 y 21 días después de aplicarlas.

«Gobernar significa tomar decisiones en base a la ciencia por impopulares que sean», ha subrayado antes de recordar a Pumares que Galicia tiene también 60 municipios cerrados, que en Cantabria lo están todos, que Granada no permite abrir al comercio o que Navarra mantiene cerrados, como Asturias, sus establecimientos hosteleros.

Para el portavoz forista, el cierre perimetral de seis concejos -Oviedo, Gijón , Avilés, Laviana, San Martín del Rey Aurelio y Langreo- y el del comercio no ha sido entendido ni compartido por gran parte de la población al tratarse de medidas que «carecen de justificación científica».

Para Pumares, informes como los realizados por la universidad estadounidense de Stanford reflejan que, más eficaz que limitar la movilidad, es restringir la ocupación máxima en determinados ámbitos «supercontagiadores» entre los que no se incluye el pequeño comercio, «que, al igual que en el resto de comunidades, no debió ser cerrado».

«Usted se extralimitó» con ese sector, ha subrayado el diputado de Foro tras advertir a Barbón de que limitar la movilidad del 62 por ciento de la población asturiana que reside en los seis concejos cerrados perimetralmente tuvo «nula efectividad» en las curvas de contagios.

Además, y tras reprochar al Gobierno asturiano que haya sido el último de la España peninsular en recurrir a los test de antígenos como método de cribado, ha emplazado al jefe del Ejecutivo a «preparar» la tercera ola que se augura para enero, definir las condiciones de apertura de la hostelería y fijar marcadores que definan el ritmo de esa desescalada, informa Efe.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Barbón descarta plantear una desescalada con la actual tasa de incidencia