Los abortos suben en Asturias pero menos que la media nacional

El Principado registró un aumento mínimo, del 0,4%, aunque tiene uan tasa elevada respecto a su población


En 2019, un total de 2.087 mujeres interrumpieron voluntariamente su embarazo en Asturias, nueve más que en 2018. Esto representa un incremento del 0,4 por ciento, una subida inferior a la registrada a nivel nacional que se situó en el 3,37 por ciento hasta alcanzar las 99.179.

Según los datos hechos públicos este martes por el Ministerio de Sanidad, por comunidades autónomas las tasas más altas de interrupción del embarazo en 2019 se dieron en Cataluña (14,32 por mil mujeres) seguida de Baleares (13,8), Asturias y Madrid, ambas por el 13 por mil mientras que las tasas más bajas se registraron en La Rioja (6,18), Extremadura (6,43) y Galicia (6,41). El informe sobre «Interrupción voluntaria del embarazo» en 2019 constata así que la tasa en Asturias ha ido elevándose progresivamente en los últimos tres años -12,65; 12,73 y 12,32- y que de las 2.087 mujeres que interrumpieron su embarazo voluntariamente ese año en 1.351 casos no se había sometido previamente a otro aborto.

Además, en 2.015 casos la intervención se llevó a cabo a petición de la mujer y la interrupción del embarazo se realizó se llevó en 1.612 ocasiones en las primeras ocho semanas de gestación en alguno de los ocho centros (cinco público y tres privados) que realizaron estas intervenciones. Por rango de edades, solo dos de los 2.087 abortos practicados se llevó a cabo en el caso de mujeres de menos de quince años y la mayor cifra se registró entre los 30 y los 34 años con 458 seguida de las intervenciones realizadas en mujeres de entre 35 y 39 con 458. A nivel nacional, la tasa de abortos en 2019 se situó en 11,53 por cada 1.000 mujeres de 15 a 44 años frente al 11,12 del año anterior, en el que interrumpieron su embarazo 95.917 mujeres. De esta forma, la tasa de abortos de 2019 (11,53 por cada mil mujeres) es apenas dos décimas menor que hace una década, cuando se aprobó la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Según el informe, de las 99.179 interrupciones, 33,6 por ciento correspondieron a mujeres que vivían en pareja con hijos frente a un 19,2 que residían en el domicilio de padres o familiares. El 13,2 de las mujeres que optaron por abortar en 2019 convivían en pareja sin hijos y un 10,6 eran mujeres que vivían solas. Por nivel de educación, el 32,7 tenía la educación secundaria, el 32,3 por ciento había cursado bachillerato o ciclos de Formación Profesional y un 17,8 por ciento estudios universitarios.

Respecto a la situación laboral, el 56 por ciento eran trabajadoras por cuenta ajena si bien el 20,5 por ciento se encontraba en paro y un 11,5 por ciento se declaraba estudiante. El 46,3 por ciento no tenía hijos y para un 64,1 por ciento era su primer aborto. A la hora de elegir centro, el 12,8 eligió un hospital, con un reparto muy similar (6 por ciento) entre público o privado mientras que un 87,1 por ciento optó por un centro extrahospitalario, informa EFE.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Los abortos suben en Asturias pero menos que la media nacional