Vía libre al mayor presupuesto de la historia en Asturias tras el rechazo al veto de PP y Vox

Sólo los partidos de derechas presentaron enmiendas a la totalidad de unas cuentas que superan los 5.000 millones de euros

Imagen de archivo de una pleno en la Junta General
Imagen de archivo de una pleno en la Junta General

El Gobierno asturiano ha sacado hoy adelante la cuantía global de su proyecto presupuestario para 2021, el más expansivo de la última década, con un amplio respaldo parlamentario reflejado en el rechazo mostrado por el resto de grupos de la Cámara de las enmiendas de totalidad presentadas por el PP y por Vox.

Tras el rechazo en el pleno de la Junta General de estas iniciativas con el voto en contra de PSOE, Ciudadanos, Podemos, IU y del portavoz de Foro -el segundo representante de esta formación sí las respaldó en el marco de la crisis abierta en el partido-, las cuentas seguirán adelante en su tramitación parlamentaria con su cuantía global ya fijada de forma definitiva.

De esta forma, la próxima semana se debatirán y votarán las enmiendas parciales, que sólo pueden cambiar partidas en el seno del presupuesto de cada Consejería, un proceso que el Ejecutivo espera que se salde con la incorporación de Podemos y Ciudadanos al acuerdo ya cerrado con Foro e IU cuyos votos garantizan por sí solos la aprobación definitiva de las cuentas.

Se trata, según la consejera de Hacienda, Ana Cárcaba, del «mejor presupuesto posible» para combatir «directa e indirectamente» la pandemia del coronavirus tras incorporar buena parte de las propuestas de los grupos de oposición a unas cuentas de 5.237 millones, un 10 por ciento más, y que tienen «por bandera» la inversión social para hacer frente a la crisis.

Por el contrario, para la portavoz popular, Teresa Mallada, las cuentas dejarán en la estacada a decenas de miles de asturianos fruto de la «burbuja» en la que vive el presidente, Adrián Barbón, y ha atribuido «a una ceguera política que asusta» el respaldo de Foro y Ciudadanos a un Gobierno que intentó dejar al PP «como extra de una función de la que pretende ser único protagonista».

A juicio de Mallada, Barbón ha elaborado unas cuentas que no será capaz de defender ante un autónomo que haya tenido que echar el cierre a su negocio este año porque el presupuesto sigue el modelo fallido de años anteriores y no cuenta con un fondo covid suficiente pese a que a su partido le sonó «bien» en un primer momento que el Ejecutivo plantease esa iniciativa.

A ese frustrado intento del PP de reclamar del Gobierno un mayor margen negociador como grupo mayoritario se ha referido el portavoz de Vox, Ignacio Blanco, para pedir a los populares que dejen de «flirtear» con un Gobierno socialista como el asturiano al que ha comparado con un escorpión «que les acabará picando siempre» y que nunca dará «nada» a las formaciones de la derecha dado que sólo pretende acabar con las aspiraciones políticas de ambos partidos.

«Esto ya no es socialismo, es comunismo», ha señalado tras calificar de «impostura» la oferta de diálogo del PSOE a la oposición, de la que excluyó a su partido dejando así fuera de las conversaciones a los 34.000 asturianos que votaron a Vox «y que ya no reconocen como presidente» a un Barbón que pacta ahora con fuerzas minoritarias como Foro, «más a la izquierda y más nacionalista que nunca» y convertido «en la nueva Esquerra Republicana».

Un cartel con la leyenda «0 €» exhibido a las bancadas de PP y Vox ha servido al diputado de Ciudadanos Sergio García para mostrar lo conseguido por ambos grupos con su postura tras advertir de que, pese a ser socios de gobierno de los populares en Oviedo, su partido quería impedir que Podemos e IU marcasen la agenda del presupuesto con más recursos de la historia.

Para el portavoz de Podemos, Daniel Ripa, pese a que buscar acuerdos siempre se ve como algo positivo «el precio no pueden ser las ideas» en la negociación de unas cuentas «no tan ambiciosas» como las aprobadas por el Gobierno central del que forma parte su partido y en la que Ciudadanos jugó el papel de intentar evitar que se replicase en Asturias ese pacto estatal.

Desde Foro, su secretario general, Adrián Pumares, ha comparado el acuerdo alcanzado en Asturias con el que ha permitido la aprobación en Bruselas de las cuentas de la UE, solo rechazadas por Podemos y Vox, un partido este último «incapaz de articular mayorías» que se suma a un PP que, tras exigir «exclusividad», optó por no comparecer en la negociación.

Por el contrario, para el segundo diputado de Foro, Pedro Leal, la dirección de su partido, con la que mantiene abierto un enfrentamiento, sigue intentando apoderarse de forma ilegítima de esta formación para convertirla «en un satélite del PSOE» despreciando a sus votantes.

Para la portavoz de IU, Ángela Vallina, la pandemia merecía que se hiciera «política con mayúsculas» para elaborar un presupuesto de emergencia en el que los grupos se unieran «para defender lo grande» en lugar de limitarse a enfrentarse «por lo pequeño».

Por último, la postura del PP en la negociación ha centrado el discurso de la portavoz del PSOE, Dolores Carcedo, que ha reprochado a Mallada que pida siempre «trato vip, clase preferente y rancho aparte» como principal partido de la oposición -«pero con 10 de 45 diputados», le ha recordado- y que ni siquiera en plena pandemia haya superado su aversión al diálogo; según recogió EFE.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Vía libre al mayor presupuesto de la historia en Asturias tras el rechazo al veto de PP y Vox