Asturias aprueba el mayor presupuesto de su historia

La Voz REDACCIÓN

ASTURIAS

El presidente del Principado, Adrián Barbón, y el vicepresidente y consejero de Administración Autonómica, Medio Ambiente y Cambio Climático, Juan Cofiño, durante el pleno de la Junta
El presidente del Principado, Adrián Barbón, y el vicepresidente y consejero de Administración Autonómica, Medio Ambiente y Cambio Climático, Juan Cofiño, durante el pleno de la Junta

Las cuentas de 2021 salen adelante con el apoyo de todos los partidos a excepción de PP, un diputado de Foro y la abstención de Vox

30 dic 2020 . Actualizado a las 16:46 h.

El Gobierno del socialista Adrián Barbón ha sacado adelante el presupuesto del Principado para 2021, el más expansivo de la década y marcado por la necesidad de combatir los efectos de la pandemia, con el respaldo de cinco de los siete grupo del parlamento autonómico, la única oposición de PP y de un diputado de Foro y la abstención de Vox.

Después de que el año pasado las cuentas se aprobaran in extremis gracias a la decisión de una diputada de Ciudadanos de abstenerse rompiendo así la disciplina de voto de su grupo, el Ejecutivo ha logrado el respaldo de 32 de los 45 diputados de la Cámara al sumar a los veinte escaños del PSOE los apoyos de la formación naranja, Podemos, IU y Foro.

Por su parte, los dos diputados de Vox han optado finalmente por la abstención en la votación del dictamen del proyecto de ley presupuestario después de haber visto rechazada la pasada semana, al igual que el PP, las enmiendas de totalidad que pedían devolver el texto al Gobierno. Así, el texto ha salido adelante en el último pleno del año de la Junta General del Principado en el que, además de dictamen del proyecto de ley, se han votado y rechazado las más de 140 enmiendas parciales reservadas por PP y Podemos que, pese a respaldar las cuentas, había optado por mantenerlas al no lograr un acuerdo con el PSOE para incorporarlas al presupuesto.

En la defensa de las enmiendas de su grupo, el diputado y secretario general del PP de Asturias, Álvaro Queipo, ha cuestionado unas cuentas «con enormes deficiencias» que dejarán «tirados» a miles de asturianos tras una negociación en el que el PSOE ha jugado al «enredo» en un «trampantojo» de diálogo en el que las propuestas de su partido no fueron escuchadas. Para Queipo, algunos de los partidos que han dado su respaldo a los presupuestos se levantarán como «adolescentes en un domingo» con «los excesos del día anterior» y se preguntarán qué han votado y, en particular, ha ironizado sobre la escasa cuantía de las enmiendas que Ciudadanos ha logrado introducir en el proyecto del Gobierno.

Para el portavoz de Podemos, Daniel Ripa, que ha rebajado el nivel de crítica mostrado por la dirección de su partido tras acordar su respaldo a las cuentas, la voluntad del Gobierno de buscar acuerdos con Foro y Ciudadanos impide avanzar en la «transformación social» de Asturias y convertirá la legislatura en «moderada» sin abordar los problemas estructurales del Principado. «La vía de la moderación cruzada lleva al bloqueo sistemático de las soluciones que necesita nuestra tierra», ha afirmado tras admitir, no obstante, que en el proceso de diálogo con el PSOE «ha habido una escucha mutua, se ha discutido y ha habido aprendizaje».

Por su parte, el socialista Luis Ramón Fernández Huerga ha cuestionado la actitud «infantil» del PP al abrir la negociación pidiendo «exclusividad y trato preferente» para luego ausentarse del diálogo en torno a unas cuentas que incluye, por ejemplo, un fondo de rescate para empresas afectadas por la pandemia que los populares no articulan en las comunidades que gobiernan.

Para la portavoz de Ciudadanos, Susana Fernández, el presupuesto es «considerablemente mejor» que el elaborado inicialmente por el Gobierno, recoge el mayor número de sensibilidades políticas de todos los que se han aprobado en Asturias «y será, por tanto, el más equlibrado».

Desde IU, Ángela Vallina, ha incidido en la «imperiosa» necesidad de abrir paso a un cambio en el modelo fiscal siguiendo la línea trazada por el Gobierno central, pero ha reprochado a Podemos que, pese a apoyar el presupuesto, siga sin querer entender que un acuerdo implica negociación y renuncias. «No me contéis más cuentas, lo que toca son las cuentas», ha advertido.