Un infierno blanco de aludes impide la búsqueda del operario desaparecido

El mal tiempo y el peligro de nuevas avalanchas ha dificultado el rastreo en un área muy extensa


Las malas condiciones meteorológicas y el riesgo de nuevos aludes en la zona dificultan este lunes las labores de búsqueda del segundo operario sepultado por una avalancha de nieve cuando realizaba junto a su compañero fallecido labores de limpieza para dejar expedita la carretera AS-253 en el puerto de San Isidro.

El operativo desplegado en la zona, integrado por servicios de Emergencias, personal de lnfraestructuras, Guardia Civil y la Unidad Militar de Emergencias, constató ayer la imposibilidad de reiniciar las tareas de rastreo, suspendidas el sábado por la tarde tras localizar la máquina fresadora con la que operaban los dos trabajares siniestrados.

Los jefes del operativo están evaluando esta mañana en el puesto de mando habilitado para el rescate las posibilidades de retomar la búsqueda de este trabajador, pero la nieve que sigue cayendo en la zona reduce las posibilidades ante el peligro de aludes.

La máquina limpiadora fue localizada, partida en varios trozos, a más de 200 metros de la carretera por la que circulaba, a la altura de Riofrío y a unos cuatro kilómetros de la cima del puerto (1.520 metros), una zona donde la nieve alcanzaba un espesor de cinco metros sobre la calzada.

La ladera sobre la que siguió deslizándose el alud tras superar la calzada de la carretera es, según los servicios de Emergencia, un área muy extensa para realizar el rastreo y está cubierta por un manto nivoso de gran espesor y escasa estabilidad, lo que podría generar una nueva avalancha en una zona en la que los rescatadores no contarían con ninguna escapatoria; informó EFE.

Dispositivo de búsqueda del hombre desaparecido en Muros del Nalón
Dispositivo de búsqueda del hombre desaparecido en Muros del Nalón

Por otra parte, y según recogió Europa Press, la Guardia Civil ha reanudado este lunes la búsqueda del hombre desaparecido el pasado martes después de que saliese a caminar, según han confirmado fuentes de la Guardia Civil a Europa Press.

La familia del hombre, Juan Manuel Vega, de 59 años, alertó este martes de su desaparición. El hombre salió a caminar como tenía por costumbre, pero no volvió ni dio señal alguna de su paradero.

El mismo martes se activó un dispositivo de búsqueda que terminó sin éxito por la tarde. Desde entonces participan en el dispositivo de búsqueda la unidad canina de Gijón, efectivos del Servicio Marítimo, patrullas de Seguridad Ciudadana, buzos de la Guardia Civil, efectivos del GREIM y el helicóptero de la Guardia Civil.

El hombre reside en Huelva pero estaba pasando sus vacaciones de Navidad en la vivienda que tiene en Asturias. Su sobrino, el jugador del Sporting de Gijón Pedro Díaz, ha pedido ayuda para localizarle a través de las redes sociales.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Un infierno blanco de aludes impide la búsqueda del operario desaparecido