El equipo de rescate tomará fotos aéreas de la zona donde desapareció el operario en San Isidro

Varios aludes han afectado a la zona en los últimos días dificultando aún más el rastreo


Las labores de búsqueda del operario que el viernes quedó atrapado por una avalancha de nieve mientras limpiaba carretera de acceso al puerto asturiano de San Isidro, junto a su compañero, que fue rescatado sin vida, se retomarán hoy con la toma de imágenes aéreas de la zona del alud.

Un helicóptero de Bomberos de Asturias se encuentra listo desde primera hora para sobrevolar la zona una vez se despeje la niebla con la que amaneció hoy la zona del puerto, a más de 1.500 metros de altitud, informa el 112 Asturias.

Desde el helicóptero se tomarán imágenes de la zona de la avalancha, a cuatro kilómetros de la cima de San Isidro, para poder ir estudiando y valorando la situación del terreno, en el que no ha dejado de nevar hasta hoy y en el que, por lo tanto, se ha acumulado una gran cantidad de nieve.

En esta zona, dada la inestabilidad del manto nivoso también se han repetido los aludes durante los últimos días, riesgo que persiste y que ha llevado al operativo de búsqueda a advertir que todas las operaciones de búsqueda que se lleven a cabo se harán con precauciones extremas y haciendo primar la seguridad del personal que participe en el rescate.

El rastreo para tratar de localizar al segundo ocupante de la máquina fresadora que fue arrastrada por un alud de nieve mientras limpiaban la calzada de la AS-253, que une Asturias y León y da acceso a las estaciones de esquí de San Isidro y Fuentes de Invierno, quedó suspendido el sábado por la tarde, dado el riesgo de avalanchas y las malas condiciones meteorológicas.

La nieve caída desde el pasado viernes ha acumulado espesores de más de cinco metros y ha borrado la huella abierta en la calzada el sábado por lo que deberá limpiarse de nuevo, tarea que se prevé larga dado el espesor que alcanza y la inestabilidad que presenta.

Los operarios que trabajaban con la máquina quitanieves -el fallecido César Fernández, de 53 años, y Virgilio García, de 61- fueron sepultados el viernes por la avalancha de nieve cuando se habían bajado del vehículo para intentar desatascar la chimenea de la fresadora en las proximidades de Riofrío, a cuatro kilómetros de la cima del puerto.

Los trabajadores habían sido enviados a San Isidro para realizar labores ordinarias de mantenimiento de la carretera, que se cerró el jueves al tráfico por las intensas nevadas pese a lo cual al menos dos vehículos -uno de ellos con un bebé a bordo- se habían quedado atrapados en la subida tras refugiarse en algunas de las viseras antialudes de la vía.

Además, el conductor de una furgoneta, que fue el último en ver a los trabajadores de la quitanieves, resultó herido y evacuado a León tras ser arrastrado por el alud cuando se encontraba fuera de su vehículo, que circulaba detrás de la fresadora.

La máquina limpiadora en la que fue viajaban los dos trabajadores de conservación de carreteras se encontró el sábado partida en varios trozos, a más de 200 metros de la carretera por la que circulaba, a la altura de Riofrío y a unos cuatro kilómetros de la cima del puerto.

La ladera sobre la que siguió deslizándose el alud tras superar la calzada de la carretera es, según los servicios de Emergencia, un área muy extensa para realizar el rastreo y está cubierta por una gran cantidad de nieve de escasa estabilidad, lo que podría generar una nueva avalancha.

En principio, las previsiones meteorológicas apuntan a que hoy y mañana se mantendrá abierta una ventana de buen tiempo que permitirá a los equipos de rescate avanzar en las labores de búsqueda, en las que no descartan el uso de un georradar; informó EFE.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El equipo de rescate tomará fotos aéreas de la zona donde desapareció el operario en San Isidro